Inicio / Entrada de Blog / Se basan en los Irish Annals para mostrar la relación entre los episodios climáticos de frío extremo y las erupciones volcánicas

Se basan en los Irish Annals para mostrar la relación entre los episodios climáticos de frío extremo y las erupciones volcánicas

Se basan en los Irish Annals para mostrar la relación entre los episodios climáticos de frío extremo y las erupciones volcánicas
 

Incremento de los episodios de frío totales respecto de los reportados como sin relevancia. Los datos están agrupados en periodos de 50 años, entre el 431 el 1649. Las barras inferiores (en azul más claro) representan los 65 episodios fríos extraídos de los Annals que eran considerados irrelevantes. Las barras en rojo oscuro acumuladas sobre las otras muestran el incremento si no se excluyen los 18 episodios (elevando el incremento hasta el 27,7% en total)


El estudio ha utilizado las entradas de este archivo para contrastar la aparición de fenómenos fríos episódicos motivados por la actividad de los volcanes.

La revisión de crónicas medievales ha permitido que un grupo internacional de investigadores pueda dar una mirada al pasado para evaluar cómo las erupciones volcánicas históricas afectaron al clima en Irlanda hace más de 1500 años. El estudio crítico de más de 40.000 entradas escritas en los Irish Annals, y su comparación con mediciones tomadas de núcleos de hielo estudiados independientemente, han permitido que los científicos relacionen con éxito las consecuencias climáticas de las erupciones volcánicas con el clima extremadamente frío en Irlanda durante un periodo de 1.200 años, entre el 431 y el 1649.

El estudio, publicado hoy en el periódico de IOP Publishing Enviromental Research Letters, muestra que, tomándolas en comparación con momentos que superan las medias de las tablas temporales de registros climáticos de la zona, más de 48 erupciones volcánicas podrían ser identificadas en los núcleos de hielo del Greenland Ice Sheet Project (GISP2), en cuyos registros aparecen depósitos de sulfato volcánico en estratos anuales de hielo.

De estas 48 actividades volcánicas, 38 fueron asociadas, de forma muy cercana en el tiempo, con 37 momentos de frío extremo, identificados por el estudio sistemático de las entradas escritas en los Irisn Annals, en donde se escogieron las referidas a observaciones directas de fenómenos meteorológicos y sus condiciones, tales como fuertes tormentas de nieve y hielo, prolongadas congelaciones de lagos y ríos, y descripciones de la época sobre comportamientos climáticos anormalmente fríos.

El doctor Francis Ludlow, líder del estudio y miembro del Harvard University Center for the Environment y del Department of History, afirma que está “muy claro que quienes escribían en los Irish Annals eran diligentes reporteros que informaban sobre el clima frío muy severo, seguramente por el impacto negativo que tenía en la sociedad y en la biosfera. Nuestro resultado más importante es que las erupciones volcánicas estaban fuerte y persistentemente implicadas en la aparición de episodios fríos situados por encima de la media temporal en Irlanda. Por su severidad, este tipo de episodios son bastante extraños en los países con un clima marítimo templado”.

Por medio de la inyección de dióxido de azufre gaseoso en la estratosfera, las erupciones volcánicas pueden desempeñar un papel muy significativo en la regulación del clima de la Tierra. El dióxido de azufre gaseoso se convierte en partículas de azufre pulverizado tras la erupción, reflejando la luz y provocando un enfriamiento temporal de la superficie de la Tierra.

Aunque los efectos globales de erupciones más recientes, como la de Mount Pinatubo hace casi 22 años (15 de junio de 1991), son bastante conocidos, es menos sabido su efecto sobre el clima antes del comienzo de los registros meteorológicos, o su influencia en una zona determinada. Los Irish Annals han permitido a los científicos tener la oportunidad de comprobar ambas variables. Este registro cuenta con más de un millón de palabras escritas y por encima de 40.000 entradas en las que se detallan los hechos históricos más importante, que facilitan sistemáticos y prolongados reportes de los excesos meteorológicos de la época.

Las fechas y la fiabilidad de los Annals pueden ser calibradas comparándolas con hechos documentados de forma independiente, como los eclipses de sol y luna. “Salvando algunas honrosas excepciones, los archivos Irish de los hechos climatológicos extremos sólo se habían utilizado de forma anecdótica, y nunca se habían sondeado sistemáticamente ni tampoco se había explotado su abundante información para el estudio de la historia climática de Irlanda y el Atlántico Norte. Por tanto, la riqueza de estos registros se mantenía sin utilidad ni reconocimiento”, aclara Ludlow.

Aunque el efecto de las grandes erupciones sobre el clima en verano es en gran parte la que produce enfriamientos, durante el invierno, las erupciones en latitudes bajas de la zona tropical han sido tomadas tradicionalmente como un elemento que templa grandes zonas del hemisferio norte, ya que causa el fortalecimiento de los vientos del oeste, que aportan, por ejemplo, vientos oceánicos en Europa. No obstante, este estudio identifica varias ocasiones en las que las erupciones producidas en latitudes bajas parecen corresponderse con inviernos extremadamente fríos en Irlanda.

Un ejemplo de esto es la erupción, en el año 1600, del volcán Huaynaputina, en Perú, que los investigadores encontraron, en contra de lo esperado, asociado con inviernos de clima extremadamente frío en Irlanda durante los años siguientes. “La posibilidad de que las erupciones tropicales pudieran transformarse en inviernos muy severos en Irlanda subraya la considerable complejidad del sistema vulcanoclimático en lo referente a las expresiones regionales de la respuesta climática a las perturbaciones volcánicas. Es en la escala regional donde se nos permitía perfeccionar nuestro conocimiento de cómo ha sido esta relación en los últimos tiempos, y es en esta misma escala en la que los individuos nos muestran cuándo el tiempo era extremado”, concluye Ludlow.
(Sin votaciones)
Cargando…