Inicio / Entrada de Blog / Si, la vida puede surgir fuera de la Tierra

Si, la vida puede surgir fuera de la Tierra

Si, la vida puede surgir fuera de la Tierra
 

 

Un grupo de investigadores británicos y estadounidenses ha descubierto una “fábrica cósmica” para la producción de los componentes básicos de la vida, los aminoácidos, hallazgo que revela en un artículo publicado en la revista “Nature Geoscience”.

El equipo del Imperial College de Londres y la Universidad de Kent, instituciones del Reino Unido, y el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, de Estados Unidos, han comprobado que se pueden producir aminoácidos cuando chocan cometas de hielo con un planeta. También pueden surgir al estrellarse un meteorito rocoso contra la superficie helada de un astro.

Los científicos indican que este proceso suministra otra pieza al puzle de cómo fue el origen de la vida en la Tierra, después de un periodo de tiempo comprendido entre hace 4.500 y 3.800 millones de años, cuando el planeta fue “atacado” por cometas y meteoritos.

“Nuestro trabajo demuestra que los bloques básicos de la vida se pueden encontrar en cualquier lugar del Sistema Solar e incluso más allá. Sin embargo, el problema reside en que estos bloques de construcción precisan las condiciones adecuadas para que florezca la vida”, explica Zita Martins, coautora del trabajo y profesora del Imperial College de Londres.

“El proceso muestra un mecanismo muy sencillo que permite pasar de una mezcla de moléculas simples, como el agua y el hielo de dióxido de carbono, a una molécula más compleja, como un aminoácido. Este es el primer paso hacia la vida. El siguiente paso es encontrar la manera de pasar de un aminoácido a moléculas más complejas como las proteínas”, aclara Mark Price, de la Universidad de Kent.

Según las investigaciones, la abundancia de hielo en la superficie de Encélado y Europa, satélites que orbitan Saturno y Júpiter, respectivamente, podría crear un ambiente perfecto para la producción de aminoácidos cuando los meteoritos chocan en la superficie. Por eso resulta de vital importancia que las futuras misiones espaciales a estos satélites rastreen señales de vida.

Los investigadores descubrieron que cuando un cometa choca contra un planeta genera una onda de choque que libera moléculas capaces de formar  aminoácidos. El impacto provoca calor, que posteriormente transforma estas moléculas en aminoácidos.

El equipo realizó un experimento que recreaba el impacto de un cometa con el disparo de proyectiles mediante una gran pistola de alta velocidad. El instrumento, que se halla en la Universidad de Kent, utiliza gas comprimido para la propulsión de proyectiles a velocidades de 7,15 kilómetros por segundo en objetivos compuestos con mezclas de hielo, de composición similar a los cometas. El impacto resultante creó aminoácidos como glicina y D-alanina L-alanina.

El convencimiento de que la vida en nuestro planeta tiene origen extraterrestre en estos “ladrillos de la vida” a bordo de cometas o asteroides ha llevado a distintas comunidades de astroquímicos a perseverar en el estudio. Antes de esta última revelación, un equipo del National Radio Astronomy Observatory (NRAO), en Estados Unidos, se topó con dos moléculas prebióticas en el espacio: la cianometanimina, capaz de producir adenina, una de las cuatro bases de la estructura del ADN, y la etanamina, que ayuda a la formación de alanina.

Además, químicos de las Universidades de California y Hawái mostraron,  gracias a una simulación informática, que en las zonas más frías del Universo se dan las condiciones apropiadas para la formación de moléculas complejas como parejas de aminoácidos.
(Sin votaciones)
Cargando…