Inicio / Entrada de Blog / Somos todos lunáticos

Somos todos lunáticos

Las abuelas tenían la razón. Decían que cuando había luna llena aparecían los locos, los malhumorados, los que ahora se llaman bipolares, los que tenían dificultades para sumar dos más dos. En fin…los lunáticos.
Y como nosotros creíamos saberlo todo, decíamos que en realidad las locas eran ellas, siempre explicando los misterios de la naturaleza y de la vida con razones esotéricas que no tenían nada que ver con la realidad. Había que dar razones científicas, no aquellas basadas en creencias antiguas (por no decir brujerías).

Y como era ciencia lo que pedíamos, los científicos les están dando la razón como antes lo hicieron con la infinidad de yerbas que esas abuelas utilizaban para curar toda clase de dolencias y que los químicos han descubierto que sí tienen sustancias que realmente las curan.

Resulta que han descubierto que con luna llena nosotros los seres humanos sufrimos problemas para dormir y señalan que con su estudio ha quedado en evidencia que a pesar de todas las comodidades del mundo civilizado nuestros ritmos “geofísicos” están regido por lo que llaman “el reloj circalunar”. 

“El ciclo lunar parece influir en el sueño de los seres humanos incluso cuando ni siquiera ven la luna y no tengan idea en qué fase se encuentre”, explica Christian Cajochen, del Hospital Psiquiátrico de Basilea (Suiza), en un informe sobre la investigación publicado por la revista Current Biology.

Los investigadores estudiaron el sueño de 33 voluntarios divididos en dos grupos. Se observaron el funcionamiento cerebral durante el sueño, además de sus movimientos oculares y secreciones hormonales.

Los datos resultantes mostraron que con luna llena, la actividad cerebral vinculada al sueño se reduce en un 30 por ciento. Los voluntarios también tardaron una media de cinco minutos más en quedarse dormidos y, en general, durmieron menos una media de 20 minutos.

También los “dormilones” indicaron que cuando la luna mostraba toda su alba faz caían en el sopor y no en un verdadero sueño. Por último, los resultados mostraron que en ellos se redujo la secreción de melatonina, una hormona que regula los ciclos en que una persona está despierta.

Y ya se sabe que cuando uno duerme mal lo más seguro es que se levante de mal humor, le cueste concentrarse, que hasta sienta malestares estomacales…”que ande con la luna”, como decía mi abuela.
“Esta es la primera prueba concreta de que el ritmo lunar puede modular la estructura del sueño en los seres humanos”, según aseveran los científicos en su informe sobre el estudio.

Cajochen explica que el ritmo circalunar podría ser una reliquia del pasado en la que las fases lunares pudieron estar sincronizadas con el comportamiento humano con fines de reproducción, como ocurre con muchos animales.

En la actualidad, esa influencia se ve parcialmente obstruida por las luces artificiales creadas por el hombre y otros avances de la vida moderna, manifiesta.

Así es que lo queramos aceptar o no, en fin de cuentas somos todos lunáticos.
(Sin votaciones)
Cargando…