Inicio / Entrada de Blog / Tokio va de “retro”

Tokio va de “retro”

Tokio va de “retro”

Amantes de la tecnología, los videojuegos y el coleccionismo, los japoneses cuentan con un enorme mercado “retro”. Pequeños templos para los aficionados en los que repasar la historia del sector, desde los primeros dispositivos, ordenadores y consolas hasta objetos obsoletos olvidados en el tiempo.


En el mítico barrio tokiota de Akihabara, dedicado específicamente a los videojuegos, informática, el anime o el manga, se encuentran escondidos algunos de estos santuarios para ‘otakus’, reflejo de la edad dorada del ocio electrónico. Un entramado de calles, luces de neón y excesos formado por más de 250 tiendas dedicadas en exclusiva a este sector.

 

Por las vitrinas de estas tiendas se amontonan sobre todo rarezas, éxitos y recuerdos que datan desde principios de los años 80, fecha en la que comenzó a despuntar la denominada ‘era de los 8 bits’ gracias a ordenadores como los Spectrum, que ampliaron el abanico de los juegos electrónicos con su sistema rudimentario de casetes y cargas interminables.




En Akihabara, negocios como ‘Super Potato’ son algunos de los principales referentes de este universo “retro”, en donde consiguen llevar al extremo esta prolífica pasión. Aquí muchos jugones nostáligicos deciden optar por recuperar el Ghosts’n Goblins original en lugar de engancharse a la fría perfección de títulos actuales como Fifa o Call of Duty.


Por eso, además de poder comprar estos retales de la infancia, muchos también acuden a estos establecimientos para pasar el rato jugando en sus salones recreativos, recuperados también para el regocijo de los más puristas.



Sus tres plantas de pasillos estrechos son un museo viviente del ocio electrónico aderezados con merchandising ya descatalogado y nuevos productos especialmente dedicados para aquellos que siempre soñaron con complementos de sus personajes digitales favoritos, como Super Mario o Zelda, o que buscan redecorar su casa a golpe de ‘pixel’.


En sus estanterías, repletas de títulos y consolas antiguas, no faltan consolas como la mítica ‘NES’,  de la que su creadora Nintendo vendió en todo el mundo 62 millones de unidades, la ‘Master System’ de Sega o la revolucionaria portátil Game Boy, que compraron 118,7 millones de usuarios en todo el mundo.  Además, el que se aventure aquí puede encontrarse de nuevo frente a frente con referentes y clásicos como ClimberDonkey Kong o Punch out.

 

Por apenas 3.500 yenes (26 euros) se venden consolas como Super Nintendo, cuyos juegos parten de los 1.500 yenes (11 euros), mientras que otras como Sega Megadrive ascienden a 4.500 yenes (33,4 euros).


Unas de las principales joyas de la corona de esta tienda son las míticas ‘Game & Watch’, pequeñas consolas portátiles creadas por Nintendo de una o dos pantallas, sencillas y tremendamente adictivas que hicieron las delicias de generaciones enteras de jugones entre los 80 y los 90. En Tokio los precios de estos pequeños tesoros alcanzan desde los 5.900 yenes (44 euros)  hasta los 60.000 yenes (446 euros) de las de doble pantalla LCD.


El auge de estos dispositivos y juegos “retro” en Japón ha llevado también a la creación de máquinas portátiles nuevas con capacidad para cargar cartuchos de consolas antiguas como GameJoy, capaz de cargar juegos de Super Nintendo y conectarse al televisor por un precio de 7.500 yenes (56 euros).
(Sin votaciones)
Cargando…