Inicio / Entrada de Blog / Un glaciar alpino, que no había cambiado en miles de años, se está fundiendo vertiginosamente

Un glaciar alpino, que no había cambiado en miles de años, se está fundiendo vertiginosamente

Un glaciar alpino, que no había cambiado en miles de años, se está fundiendo vertiginosamente

El equipo de investigadores descubrió esta hoja de alerce de 2600 años de antigüedad enterrada en el hielo la cima del monte Ortles.


A menos de 30 kilómetros del lugar en el que la fusión del hielo dejó expuesto el cuerpo de Ötzi, el Hombre de Hielo, de 5000 años de antigüedad, un equipo de científicos ha descubierto nuevas y convincentes pruebas de que los Alpes italianos se están calentando desde 1980 a un ritmo sin precedentes. Parte de esta clara evidencia es el hallazgo, en un glaciar alpino, de una única hoja seca de alerce que creció hace miles de años.

El glaciar alpino Alto dell’Ortles, que no mostraba signos de fusión desde hace miles de años, ahora parece estar pasando de un estado constante bajo cero a otro en el que sus capas superiores están a temperatura de fusión durante todo el año. A esta conclusión ha llegado Paolo Gabrielli, científico investigador del Centro Byrd de investigación Polar de la Universidad de Ohio, que lidera un equipo de glaciólogos de seis naciones que han perforado un conjunto de núcleos de hielo de la cima del monte Ortles, en el norte de Italia.

“Nuestros primeros resultados indican que el calentamiento de la atmósfera actual a gran altitud en los Alpes está fuera del rango normal de frío que ha tenido durante milenios”, comenta Gabrielli. “Esto cuadra con la rápida disminución que están experimentando los glaciares a gran altitud en esta área”. A medida que perforaron en el glaciar, ya en 2011, Gabrielli y su equipo descubrieron que los primeros 30 metros del glaciar estaban compuestos por firn, una masa compacta de nieve granulada, que se había derretido en parte. Debajo de eso, no encontraron en todo el camino nada más que hielo sólido, y más frío, hasta llegar al lecho de roca congelada. Esto sugiere que la nieve que se iba acumulando en la cima de la montaña se compactaba sistemáticamente en hielo. Así durante miles de años, sin experimentar ninguna fusión, hasta hace unos 30 años, que es cuando se observa que se inicia la fusión.

Un glaciar alpino milenario


Los investigadores saben que el glaciar había permanecido sin cambios durante muchísimo tiempo en parte debido al hallazgo de una hoja de alerce conservada en el hielo sólido, mucho más allá de la capa de firn, alrededor de 240 metros por debajo de la superficie. Tras identificar la hoja como perteneciente a una decidua Larix, o alerce europeo, comprobaron con la datación por carbono que tenía alrededor de 2.600 años de antigüedad. Eso significa que Ötzi ya llevaba muerto más de dos milenios cuando este alerce creció. “La datación de la hoja y la profundidad a la que fue encontrada apoya la idea de que el hielo prehistórico aún está presente en las elevaciones más altas de la región”, comenta Gabrielli.

 

 

glaciar alpino


En esta imagen se muestran las hojas de un alerce actual.


Ahora se están comenzando a analizar químicamente las muestras de hielo que se recuperaron, pues las trazas de metales y polvo selladas en el hielo darán pistas más detalladas sobre las condiciones climáticas en las que se formó cada capa de hielo. Gabrielli ha ñadido que estos núcleos de hielo son únicos en los Alpes europeos, debido a que las capas de acumulación de hielo en invierno y en verano son fácilmente identificables, lo que ofrece la promesa de obtener un registro climático de alta resolución.

De particular interés para los investigadores es conocer por qué las temperaturas en los Alpes van en aumento al doble de la tasa global. Como el mayor glaciar en los Alpes orientales, el Alto dell’Ortles, está situado en el corazón de Europa en una de las zonas más industrializadas y pobladas del mundo, el equipo investigará si el hollín emitido por las actividades humanas está jugando un papel importante en su calentamiento, tal vez por el oscurecimiento de la superficie del glaciar alpino, que absorbe el calor del sol y provoca el derretimiento del hielo. “Ortles nos ofrece la posibilidad única de verificar cuidadosamente si y cómo los cambios ambientales regionales pueden interactuar con los cambios climáticos de importancia mundial”, concluye Gabrielli.
(Sin votaciones)
Cargando…