Inicio / Entrada de Blog / Un método para identificar la autoría de obras musicales

Un método para identificar la autoría de obras musicales

Un método para identificar la autoría de obras musicales
El investigador Antoni Tudurí Vila ha creado un método para identificar a los autores de piezas musicales clásicas sobre las que existían dudas. Imagen cortesía de la Universidad de las Islas Baleares.

 

Las tesis doctoral de Antoni Tudurí Vila, de la Universidad de las Islas Baleares, confirma quién creó determinadas obras musicales anónimas o de procedencia dudosa

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) se están mostrando como una fuente casi inagotable de soluciones para la vida y el conocimiento humanos. Su última aportación viene dada por la tesis doctoral de Antoni Tudurí Vila, defendida en la Universidad de las Islas Baleares, que propone un método de utilización gracias al cual se puede determinar la autoría de obras musicales anónimas o de procedencia dudosa.

El sistema compara las partituras de piezas conocidas de los autores que se considera que podrían ser los creadores de la obra y delimita, a partir de puntos coincidentes, si también han estado implicados en el desarrollo de esa otra obra musical en estudio. El estudio ha sido publicado en la revista Jorunal of Music, Technology and Education.

La tesis doctoral, presentada bajo el nombre ‘Diseño y aplicación de herramientas tecnológicas aplicadas a la identificación de elementos diferenciales del estilo compositivo de autores clásicos’, ha sido dirigida por el Doctor Bartomeu Serra Cifre, del departamento de Ciencias Matemáticas e Informática de la Universidad de las Islas Baleares.

El método de trabajo que desarrolla se basa en el análisis en profundidad de las similitudes objetivas identificadas entre la obra sobre la que hay dudas y el patrón compositivo empleado por los diferentes autores candidatos a hacerse con la ‘paternidad’ de la pieza analizada.

La hipótesis de trabajo de Tudurí parte de la consideración de que existen una serie de elementos objetivos y cuantificables que diferencian el estilo compositivo de cada autor clásico, y que están presente en varios compases de cada una de sus partituras. Para determinar estas características personales, se han tomado como variables a estudio el porcentaje de uso de cada nota, los intervalos melódicos utilizados y la utilización de las diferentes figuras (notas blancas y negras, corcheas, etc).

El método de análisis creado se basa en distancias métricas optimizadas por algoritmos evolutivos que simulan a gran velocidad el proceso de evolución de las especies y de selección natural que están presentes en la naturaleza. Con este sistema es posible clasificar piezas musicales de compositores clásicos próximos en su época y estilo, y conseguir mejores porcentajes de éxito en la identificación de la autoría de los que se lograban con los procedimientos utilizados hasta ahora.

Como resultado de este trabajo de investigación, se ha corroborado o refutado la suposición de autoría de una serie de obras de J. S. Bach, que pese a estar catalogadas como de su pertenencia, ofrecían muchas dudas hasta ahora. El trabajo ha identificado las composiciones que de hecho eran pertenecientes a la mano de Bach y también si los autores que la musicología moderna sospechaba que podían haberlas compuesto –J. L. Krebs, G. A. Homilius o J. G. Whalter, entre otros-, eran en realidad los artífices de esas obras musicales.

También se ha conseguido clasificar la obra para teclado de Domenico Scarlatti, empleando criterios cuantificables, como más próxima al clasicismo musical, a pesar de que el autor vivió durante la época barroca (1685-1757). El trabajo de Antoni Tudurí ha demostrado que su aproximación a este estilo se incrementa después de su traslado a la Corte de Madrid en el año 1733.

Finalmente, se ha creado un método para cuantificar la exactitud rítmica de la interpretación de una pieza musical, comparándola a tiempo real con las características y tiempos empleados en una que se considera correcta. Este último hallazgo tiene un amplio campo de utilidad en los escenarios y se acerca a la didáctica musical de la formación a distancia y la autoformación.

 

 
(Sin votaciones)
Cargando…