Inicio / Entrada de Blog / Un nuevo campo de batalla para la guerra contra los mosquitos

Un nuevo campo de batalla para la guerra contra los mosquitos


 

Durante mucho tiempo los científicos han estado convencidos de que el objetivo clave para encontrar un buen insecticida contra los mosquitos portadores de enfermedades era la vía molecular. Pero esta puerta se estaba cerrando poco a poco, y los mosquitos tenían todas las de ganar. Durante la última década los mosquitos han mutado y se han hecho cada vez más resistentes a los piretroides, los insecticidas más efectivos hasta el momento.

Ahora, un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de Michigan han descubierto una segunda puerta de entrada para estos insecticidas que podría permitir que siguieran funcionando efectivamente por mucho más tiempo. Durante muchos años los piretroides se han venido utilizando en los países en desarrollo para defenderse de enfermedades como la malaria o el dengue.

Hasta ahora han sido tan eficaces que son los únicos insecticidas que la Organización Mundial de la Salud utiliza en sus mosquiteros para distribuirlos por todo el mundo. “Los piretroides son muy efectivos ya que eliminan a los mosquitos y no tienen prácticamente ningún efecto secundario para el ser humano”  afirma el electrofisiólogo Du Yuzhe, uno de los autores de la investigación.

La manera de actuar de los piretroides es inculcar una toxina en el mosquito que afecta a sus receptores de canales de sodio, abriendo la puerta a una mayor entrada de esta sustancia de la que necesitan. En realidad los mosquitos no mueren a causa de la toxina del piretroide, mueren por una sobredosis de sodio que sobreexcita su sistema nervioso y, finalmente, les conduce a la parálisis y la muerte.

 



 

Pero en la última década se ha detectado en muchos países una creciente resistencia de los mosquitos al insecticida porque a nivel molecular  han mutado su receptor primario en el canal de sodio, lo que les permite sobrevivir a los efectos del piretroide. Lo que ha hecho el equipo investigador es descubrir una nueva puerta de entrada para el sodio.

“El descubrimiento de un segundo receptor del canal de sodio en los mosquitos nos da una mejor comprensión de cómo funciona el insecticida a nivel molecular y podría conducir a formas de detener la resistencia de los mosquitos a los piretroides”, declara Ke Dong, toxicólogo de insectos y neurobiólogo, y autor principal del artículo.  “Una de las claves para el éxito de esta operación fue nuestra clonación por primera vez de una canal de sodio del mosquito.

Otro autor de este estudio, Yoshiko Nomura, dedicó casi un año para conseguir esta clonación, lo que permitió a Du realizar experimentos electrofisiológicos con el clon”. Posteriormente, el equipo tardó casi dos años en descubrir la nueva puerta por la que los piretroides podían actuar.

La revelación no sólo explica gran parte de la resistencia a los piretroides que se encuentra en la población de mosquitos en todo el mundo, sino que también ayuda a responder por qué afectan a los insectos, pero no a los humanos y otros mamíferos. Dado que el aumento de la resistencia a los insecticidas es un problema creciente con cucarachas, chinches, pulgas, escarabajos de patata y otras plagas de los cultivos, el descubrimiento podría conducir a beneficios para la industria de control de plagas y la agricultura.

“Nuestro hallazgo podría, en última instancia, mejorar la predicción global y el seguimiento de la resistencia a los piretroides en los mosquitos y otros insectos,” dijo Dong. “Podría tener un impacto amplio en la agricultura y la medicina, en definitiva, ayudaría a mejorar la vida de las personas especialmente en los países en desarrollo.
(Sin votaciones)
Cargando…