Inicio / Entrada de Blog / Un planeta como la Tierra

Un planeta como la Tierra

La Tierra ya tiene su gemelo y la idea del astrofísico británico Steven Hawking de iniciar la búsqueda de otros habitantes en el Universo infinito no parece tan descabellada como sugirieron algunos pesimistas que habían indicado que los millones dedicados a ese esfuerzo son un desperdicio.

Muy complacida, la NASA anunció que 20 años después de comenzar la búsqueda de planetas fuera de nuestro Sistema solar ésta había arrojado su más importante descubrimiento: un exoplaneta virtualmente igual a la Tierra, probablemente rocoso, tal vez con atmósfera y que gira en torno a una estrella similar a nuestro Sol.
Se trata del exoplaneta 1.023 confirmado que descubre el telescopio espacial Kepler, pero su número es insignificante si se le compara con sus características que constituyen un paso más en la búsqueda de “una nueva Tierra” y de la posibilidad de vida extraterrestre.

“En el 20 aniversario del descubrimiento que demostró que existen otros soles que albergan planetas, el Képler ha descubierto un planeta y una estrella similares a la Tierra y a nuestro Sol”, reveló John Grunsfeld, uno de los administradores del directorio científico de la NASA.

“Este emocionante resultado nos acerca un paso más al descubrimiento de una Segunda Tierra”, añadió.

Los datos que convierten al Képler-452 como ha identificado la NASA a este gemelo de la Tierra, no dejan dudas de que se parece a nuestro hogar en el Universo: es superior en tamaño a la Tierra, su movimiento de traslación es de 385 días y está sólo un cinco por ciento más lejos de su Sol.

Este sol, identificado como Kepler-452, tiene una edad calculada en unos 6.000 millones de años (1.500 millones más viejo que el nuestro), registra una temperatura similar y es un 20 por ciento más brillante y un 10 por ciento superior en tamaño.

“Ya podemos pensar que Kepler-452b es un primo más grande y mayor que nuestra tierra”, señaló Jon Jenkins, director de análisis del telescopio espacial en el Centro Ames de Investigaciones de la NASA en California.

¿Surgimiento de la vida?


Jenkins añadió que su descubrimiento proporciona una oportunidad de entender y reflexionar sobre la evolución del ambiente en nuestra Tierra. Pero más que eso, el que haya estado 6.000 millones de años en una zona habitable respecto a su estrella lleva a pensar que tal vez hubo allí una oportunidad para el surgimiento de vida, o al menos para que existan los ingredientes y condiciones necesarios para un desarrollo biológico.

Pero, como ocurre con otros compañeros de la Tierra en el Universo, todos están a una distancia muy lejana para que el hombre llegue alguna vez a conocerlos mientras no invente un sistema de traslado que sea más rápido que la velocidad de la luz.

El sistema de Kepler-452 (que incluye al exoplaneta y a su sol) se encuentra a 1.400 años luz de nuestra Tierra, en la constelación Cygnus, según el informe sobre el descubrimiento que publicará la revista Astronomical Journal.

El científico Stephen Hawking
EFE/Paul Hilton


La noticia se conoció después de que Hawking anunciara junto al magnate ruso Yuri Milner que aportaría 100 millones de dólares a un proyecto que busca encontrar vida inteligente y extraterrestre.

“Creemos que la vida surgió de manera espontánea en el Tierra y, por lo tanto, en un Universo infinito tiene que haber otros casos” de un surgimiento similar, afirmó Hawking en una conferencia de prensa.

Para Milner, la humanidad tiene una deuda consigo misma de tratar de responder al interrogante de si estamos o no solos en el universo.

“No abrigo grandes expectativas pero la búsqueda nos enseñará mucho y hasta tal vez encontremos algo que no buscamos”, manifestó.

En la conferencia de prensa también habló Geoffrey Marcy, astrónomo de la Universidad de California y uno de los científicos participantes en la búsqueda de exoplanetas, quien intentó señalar de manera gráfica las posibilidades del proyecto.

“El Universo está a reventar con los ingredientes” para el desarrollo de actividad biológica en los numerosos exoplanetas confirmados que son rocosos y se encuentran a una distancia de su sol que les permite albergar agua con lo que se sugiere que “la vida tal como la conocemos sea al menos posible, si no probable, en todo el Universo”.

Críticas


Pero el anuncio de este proyecto para buscar vida extraterrestre no cayó muy bien entre algunos científicos y observadores que pusieron en tela de juicio la sensatez del proyecto y su utilidad en momentos en que los problemas de la humanidad son acuciantes, como el hambre en algunas regiones, las enfermedades sin cura, el subdesarrollo, el calentamiento global, y hasta esas inmigraciones forzadas por las guerras.

¿Cuántos refugios para personas sin hogar podrían construirse con esos 100 millones de dólares, cuántos hambrientos podrían alimentarse con 100 millones de dólares, cuántos niños podrían aprender a leer y escribir con ese dinero?

¿Qué propósito útil tiene la búsqueda de “E.T” (extraterrestres)? ¿Si existen y sus civilizaciones están más adelantadas que la nuestra no es acaso probable que hace mucho tiempo nos habrían encontrado a nosotros?”… (si para ellos tiene algún interés un descubrimiento tal).

Peor aún, no tiene nada de positivo que encontremos a otros seres ante los cuales tengamos que luchar para no ser subyugados.

Muchos se preguntan si estamos solos en este Universo. Tal vez haya que apelar a ese manoseado dicho… “mejor solos que mal acompañados”.
(Sin votaciones)
Cargando…