Inicio / Entrada de Blog / Viejos diferentes

Viejos diferentes

Muchas veces me pregunté por qué hay viejos más agobiados por los años y por qué hay jóvenes a los que parece que la edad se les vino encima.

Y también cuán real es el interés de los investigadores, científicos y empresas farmacéuticas por mejorar la salud de la población y anteponerlo a sus intereses comerciales o monetarios.

La respuesta a esos dos interrogantes (parcial al menos) está en un estudio publicado en la revista Trends in Molecular Medicine que dice que el envejecimiento se debe a la influencia de los “gerontogenes”, entre ellos sustancias que pululan en el ambiente como los benzenoides, el humo, el polvo y hasta las radiaciones ultravioleta y las tensiones del diario vivir. 

EFE 


En realidad, muchos ya lo sabíamos y lo único novedoso del estudio es el nombre de gerontogenes que se ha aplicado a los factores del envejecimiento y su difusión encierra un interés de salud pública y una intención comercial.

Pero vamos por partes. Según científicos de la Universidad de Carolina del Norte y autores del estudio, la edad cronológica de una persona puede tener poca significación en lo que se refiere a la edad biológica, es decir la del cuerpo y la de sus células y por eso es necesario conocer mejor las sustancias involucradas en el envejecimiento y los biomarcadores usados para medir sus efectos.

“El ritmo de envejecimiento fisiológico o molecular difiere entre los individuos en parte debido a la exposición a los gerontogenes”, según explica Norman Sharpless, uno de los científicos participantes en el estudio.

“Por lo tanto creemos que así como el mayor conocimiento de los carcinógenos ha mejorado la información sobre la biología del cáncer, lo mismo ocurrirá con los gerontogenes para mejorar el estudio del envejecimiento”, agrega.

Según Sharpless, a través de la identificación y las medidas para evitar la influencia de esos gerontogenes se podrá frenar el envejecimiento y aumentar la expectativa de vida de una persona.

Como no podía ser de otra forma, el estudio indica que el gerontogen más importante es el humo del tabaco, no solamente porque está vinculado al cáncer sino también a la ateroesclerosis, la fibrosis pulmonar y otros males atribuidos a la mayor edad de una persona. También nos envejece la radiación ultravioleta y la quimioterapia aplicada a los enfermos de cáncer provoca un mayor daño celular.

Como buenos visionarios, los científicos señalan que las pruebas de sangre para evaluar los biomarcadores de la edad molecular podrían usarse para comprender las diferencias individuales en lo que se refiere al envejecimiento. Esas pruebas podrían determinar las características involucradas en el proceso de senectud celular o medir las modificaciones químicas del ADN.

En este sentido, los investigadores exhortan a que se haga un esfuerzo concertado para comprender los usos clínicos para pruebas moleculares de envejecimiento así como de la epidemiología del envejecimiento acelerado.

“Creemos que la comparación de los marcadores moleculares del envejecimiento con los resultados clínicos debería comenzar lo más pronto posible”, añade.

Y como si fuera un dato más del estudio, el científico anuncia que por el interés de un mejor conocimiento del problema ha fundado una empresa que comenzará a comercializar las pruebas moleculares del envejecimiento.

He aprendido que los factores causantes del envejecimiento tienen su nombre: gerontogenes. Pero en mí persiste la duda de si el interés científico y de empresas farmacéuticas por la salud pública se antepone al interés comercial. ¿O es que uno no puede sobrevivir sin el otro?
(Sin votaciones)
Cargando…