Inicio / Entrada de Blog / Wireless AC, principales ventajas de la próxima generación WiFi

Wireless AC, principales ventajas de la próxima generación WiFi


 

A finales de este año está prevista la ratificación del nuevo estándar 802.11ac, cuyas funcionalidades aplicarán a todos los nuevos productos WiFi que encontraremos en multitud de entornos, desde Routers hasta puntos de acceso, pasando por Smartphone, portátiles y Tablet, entre otros.

Por este motivo, a continuación repasaemos las principales ventajas y características de esta nueva versión, todavía en borrador, pero que están ya muy avanzadas con respecto a su aprobación final. Tanto es así que varias empresas ya han incluido soporte para Wireless AC en algunos de sus productos de referencia, como es el caso de HTC One, Samsung Galaxy S4 y Apple, con los nuevos Macbook Air.

La primera de las características es el cambio en el espectro radioeléctrico. En este caso, las versiones anteriores del estándar 802.11 han venido trabajando en la frecuencia de los 2.4 GHz (excepto la primera versión, 802.11a, que lo hacía en los 5 GHz). Esto, unido a la proliferación de los dispositivos WiFi, que hoy en día están en cualquier sitio, ha desembocado en una congestión de la red, lo que deriva en problemas de cobertura, de velocidad o incluso a la hora de mantener conexiones estables, debido a que muchos dispositivos compiten por los mismo recursos. Por este motivo, la nueva especificación Wireless AC se mueve a la frecuencia de los 5GHz, más liberada y que aporta numerosas ventajas.

Entre ellas se encuentra, principalmente, una mayor capacidad para unificar más canales independientes con el fin de mejorar la velocidad de transferencia y la robustez de las conexiones. En concreto, si en la versión Wireless N (productos compatibles con la norma 802.11n) podíamos unir, como máximo, dos canales (alcanzando hasta los 40 MHz), ahora podemos enlazar cuatro (llegando a los 80 MHz), o incluso, en algunas implementaciones, será posible llegar a unir hasta ocho canales (lo que nos ofrece hasta 160 MHz en un único canal). Además, si en previas versiones teníamos disponibles un máximo de cuatro canales, en Wireless AC esta cifra se eleva hasta los 19 canales disponibles.

Otra de las ventajas disponibles en las nuevas redes WiFi es la capacidad para detectar dispositivos inalámbricos semejantes y enviar señales direccionadas hacia ellos, de tal forma que mejoremos tanto la cobertura como el rendimiento de los mismos (esta técnica se conoce como Beamforming).

También contaremos con la evolución de la tecnología MIMO (Multiple Input, Multiple Output), que permite dividir la información a enviar en fragmentos y transmitirlos en paralelo y usando distintas antenas simultáneamente. En este sentido, Wireless AC extiende las capacidades mediante Multi-User MIMO (MU-MIMO), haciendo posible usar, para estas transferencias, más de un dispositivo al mismo tiempo (en caso de que haya disponibilidad). Incluso, varios terminales equipados con una única antena podrán ser gestionados de forma simultánea, lo que mejora la eficiencia, ya que, actualmente, estos dispositivos “acaparan” un canal completo, aunque no estén utilizando todas sus capacidades.

Otro punto a tener en cuenta es que los nuevos productos 802.11ac cuentan con total compatibilidad hacia atrás, gracias a sus capacidades Dual Band (que les permiten operar en la banda de los 5 GHz y en la de los 2,4 GHz indistintamente).



 

A nivel general, con todas estas capacidades obtenemos velocidades de hasta tres veces las que ofrecen los productos Wireless N (hasta 1,35 Gigabits por segundo), además de mejoras en la cobertura y la fiabilidad de las conexiones. En cuanto al ahorro energético, los nuevos productos pueden llegar a ser hasta seis veces más eficientes que los productos actuales.

Empresas como D-Link, Asus, Netgear, Trendnet o Buffalo, entre otras, ya cuentan con productos basados en la nueva versión. Aunque la mayor parte de ellos son routers, también están comenzando a proliferar adaptadores USB para PC de sobremesa o portátiles, así como chips integrados en productos OEM. Aunque estos productos están basados en el borrador del estándar (ya que no ha sido aprobado aún), los fabricantes aseguran que los cambios con la versión definitiva serán mínimos y, como mucho, requerirán actualizaciones de firmware para estar al día.
(Sin votaciones)
Cargando…