Inicio / Entrada de Blog / ZTE Grand S Flex, primeros pasos

ZTE Grand S Flex, primeros pasos

ZTE Grand S Flex, primeros pasos
 

 

Los terminales con pantallas de 5 pulgadas están despertando el interés de la mayoría de fabricantes del mercado español, y ZTE no es una excepción. De hecho, con ZTE Grand S Flex, el fabricante chino presenta su apuesta para este segmento a la vez que aplica su tradicional receta, tecnología de última generación a precios más asequibles.

Y esto se nota por los cuatro costados desde el momento en que abrimos la caja, ya que ZTE Grand S Flex se presenta como un terminal dirigido a la gama media. Su carcasa está basada en plástico, aunque resulta bastante agradable al tacto, con buen agarre, e incorpora un diseño interesante, con un marco blanco que rodea toda la parte frontal y que se extiende hasta la zona trasera. Sin embargo, el diseño es de tipo unibody, es decir, que no nos permite extraer la batería (un detalle que nunca es bien recibido por los usuarios). Aunque tiene un peso de 130 gramos y unas medidas de 14,3 x 70 x 0,8 centímetros (de altura, anchura y grosor, respectivamente), nos resulta bastante fácil de llevar y de manejar, al menos más fácil que otros modelos basados en medidas similares.

La pantalla resulta interesante, no solo por sus 5 pulgadas, sino por su fluidez a la hora de moverse entre los menús y por su elevada resolución (720 x 1.080 puntos por pulgada, en formato panorámico), aunque su nivel de brillo no es todo lo alto que cabría esperar en ciertas condiciones lumínicas (por ejemplo, en exteriores a plena luz del día).

En lo que se refiere al rendimiento, ZTE Grand S Flex confía en la plataforma Snapdragon de Qualcomm, concretamente con un procesador de doble núcleo a 1,2 GHz, que complementa con 1 GB de memoria RAM y el procesador gráfico Adreno 305. La influencia de Snapdragon se extiende igualmente a la conectividad, probablemente uno de los aspectos mejor tratados en ZTE Grand S Flex, ya que dispone de acceso a redes de banda ancha mediante 4G, algo de lo que muy pocos terminales de su gama pueden presumir. Además, cuenta con Bluetooth 3.0, chip inalámbrico para acceder a redes Wi-Fi 802.11 b/g/n, y A-GPS.

Todos estos elementos ofrecen un equilibrio entre autonomía y potencia (es capaz de sobrepasar sobradamente un día de batería, algo que, para la media de los terminales con pantalla de 5 pulgadas, es un logro a mencionar), interesante para muchos usuarios pero que dejará con ganas de más a los exigentes, ya que, si bien el rendimiento con el sistema operativo por defecto resulta fluido, lo cierto es que notamos que comienza a resentirse a medida que instalamos y ejecutamos aplicaciones de forma simultánea (sobre todo a la hora de ejecutar juegos de última generación).

Desde el punto de vista del almacenamiento tenemos sentimientos enfrentados, ya que nos parece interesante que incorpore 16 GB de almacenamiento (capacidad por encima de la media), pero nos deja con mal sabor de boca el hecho de no contar con ranura de expansión para tarjetas microSD, lo que nos limita demasiado. Por su parte, la cámara frontal incorporada cuenta con un sensor de 1 megapíxel, mientras que la principal se eleva hasta los 8 megapíxeles. Igualmente, el sistema de audio está basado en la tecnología Dolby, aunque a la hora de ver vídeos o reproducir música lo cierto es que destaca más por su capacidad para reproducir sonidos a gran volumen que por su calidad sonora. Para potenciar este aspecto, desde ZTE incluyen unos auriculares blancos en la caja que mejoran la experiencia sonora gracias a su capacidad de aislamiento (aunque los cables se muestran algo frágiles y, por su tamaño, resultan aparatosos para llevarlos a cualquier parte).

Como conclusión, lo cierto es que se trata de un terminal de gama media que nosotros situaríamos incluso un peldaño por debajo, ya que echamos en falta algunos factores que consideramos innegociables en este ámbito, como es el hecho de poder ampliar la capacidad interna y un rendimiento algo más elevado. Tampoco nos convence la política de actualizaciones de ZTE, ya que es necesario descargar previamente el software y dejarlo en el directorio raíz del terminal (una tarea que consideramos tediosa para el usuario medio). No obstante, por el contrario muchos apreciarán la posibilidad de tener un terminal 4G y la mayor duración de batería que aporta. El precio de ZTE Grand S Flex en el mercado libre es de 310 euros, aproximadamente.

 

Ficha Técnica

Fabricante: ZTE.
Modelo: Grand S Flex.
Medidas (cm) / peso (gr): 14,3 x 70 x 0,8 / 130.
Características: Pantalla 5 pulgadas, CPU Dual Core 1,2 GHz, 16 GB memoria interna, Android 4.1, cámara principal de 8 megapíxeles.
PVP Libre recomendado: 310 euros, (269 euros con Yoigo).
(Sin votaciones)
Cargando…