Inicio / Ciencia / El ADN de la bacteria de la tuberculosis determina eficacia de los fármacos

El ADN de la bacteria de la tuberculosis determina eficacia de los fármacos

El ADN de la bacteria de la tuberculosis determina la eficacia de los medicamentos para tratar esta enfermedad, según un estudio que demuestra que los perfiles de resistencia a partir del dato genómico puede predecir si un paciente será o no resistente a un fármaco.

Imagen de la bacteria causante de la tuberculosis. EPFL/Sanofi Pasteur

El trabajo, publicado en la revista New England Journal of Medicine, investiga la susceptibilidad de los pacientes de tuberculosis a distintos medicamentos mediante el estudio del ADN de la bacteria, según un comunicado del Consejo Superior de Investigación Científicas (CSIC).

En el proyecto, liderado por la Universidad de Oxford, participan investigadores del Instituto de Biomedicina de Valencia (IBV) del CSIC, del Hospital La Fe y de la Fundación para El fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana (FISABIO).

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el año 2016 alrededor de 10,4 millones de personas enfermaron de tuberculosis y murieron a consecuencia de esta enfermedad 1,7 millones, más del 95 % de países en vías en desarrollo.

La tuberculosis, causada por la Mycobacterium tuberculosis, una bacteria que casi siempre afecta a los pulmones, es una afección curable y que se puede prevenir, pero que puede ser mortal si no se trata de forma adecuada.

Según el investigador del CSIC Iñaki Comas, la OMS recomienda que se hagan pruebas de susceptibilidad a los medicamentos contra la tuberculosis para tomar mejores decisiones acerca de cómo tratar a los pacientes y así mejorar los resultados.

Por eso, se decidió evaluar si la secuenciación del ADN de la bacteria Mycobacterium tuberculosis podría servir para predecir con precisión los perfiles de susceptibilidad a los fármacos antituberculosos de uso más común.

Más de 10.000 cepas analizadas


Los investigadores han analizado secuencias de genoma completo de la bacteria Mycobacterium tuberculosis de un total de 10.209 cepas de tuberculosis aisladas de pacientes en 16 países distintos de los seis continentes.

El estudio demuestra que los perfiles de resistencia a partir del dato genómico pueden predecir con alta sensibilidad y especificad si un paciente será o no resistente a un fármaco de primera línea.
Según las fuentes, una de las ventajas de usar la secuenciación genómica para predecir los perfiles de resistencias es que reduce la cantidad de pruebas fenotípicas que se hacen en los laboratorios para los casos más comunes, y que permite centrarse en el diagnóstico de casos especialmente complejos.

La OMS se propone acabar con la tuberculosis para el año 2035, y esto se conseguirá gracias al desarrollo de mejores técnicas preventivas, diagnósticas y terapéuticas.

“Hasta ahora, los altos costos de las pruebas impedían que se realizasen estudios de susceptibilidad a los medicamentos en los países más pobres”, según Comas.
La tuberculosis, una de las principales causas de muerte en todo el mundo, debe su éxito a dos cosas: una expansión mundial de la mano de los colonizadores europeos y una capacidad biológica casi camaleónica que le ha permitido adaptarse a las características de cada nuevo entorno.Iñaki Comas, coautor de la investigación sobre la tuberculosis. Foto facilitada por Fisabio.


Añade que los avances recientes en las técnicas de secuenciación del genoma “nos permiten evaluar la susceptibilidad a los medicamentos de manera más rápida, más escalable y probablemente menos costosa que si realizáramos pruebas fenotípicas”.

No obstante, señala que la capacidad de secuenciación genómica en muchos países, y particularmente en aquellos donde más casos se dan, “es muy limitada, al igual que la capacidad analítica de los resultados”.

Además, la secuencia genómica todavía se extrae a partir de ADN de la bacteria en cultivo, que tarda entre dos y tres semanas en crecer; “mientras que lo ideal sería hacerlo directamente sobre esputo”.

Los resultados de este estudio ya han influido en las decisiones tomadas en Inglaterra, los Países Bajos y el Centro de Salud Pública de Wadsworth, en el Estado de Nueva York, dirigidas a reducir la dependencia del cultivo bacteriano en los tratamientos contra la tuberculosis y administrar el tratamiento de acuerdo con los resultados de la secuenciación del ADN.

Así se conseguirá dar los medicamentos correctos a más pacientes, mejorarán las tasas de curación y, además, se ayudará a detener la propagación de algunas cepas de tuberculosis resistentes a los medicamentos, concluyen las fuentes. EFE
(Sin votaciones)
Cargando…