Inicio / Ciencia / “Polvorienta sorpresa” espacial

“Polvorienta sorpresa” espacial

Un equipo internacional de investigadores ha hallado una “polvorienta sorpresa” alrededor de un agujero negro gigantesco y ha observado que el polvo que lo rodea está siendo repelido del agujero hacia afuera, en forma de vientos fríos.

Esta impresión artística muestra el entorno de un agujero negro supermasivo situado en el centro de la galaxia activa NGC 3783 en la constelación austral Centaurus (El Centauro)

Esta impresión artística muestra el entorno de un agujero negro supermasivo situado en el centro de la galaxia activa NGC 3783 en la constelación austral Centaurus (El Centauro). ESO/M. Kornmesser

Se trata, según los científicos, de un “sorprendente” hallazgo que “pone en jaque las actuales teorías” y revela cómo evolucionan e interactúan con su entorno los agujeros negros supermasivos.

Los resultados de este trabajo se publican en la revista Astrophysical Journal y en él se exponen las observaciones más detalladas hechas hasta el momento del polvo que rodea a este gigantesco agujero negro por el Interferómetro del Very Large Telescope del Observatorio Europeo Austral (ESO), en Chile.

En lugar de encontrar todo el brillante polvo rodeando al agujero negro en forma de toro (la forma geométrica de un rosco), tal y como era de esperar, los investigadores han descubierto que gran parte del mismo se encuentra encima y debajo de ese toro, según el ESO.
A lo largo de los últimos 20 años, los astrónomos han descubierto que casi todas las galaxias tienen un enorme agujero negro en su centro.

Algunos de ellos crecen atrayendo materia de su entorno y crean, durante el proceso, el objeto más energético del universo: los núcleos de galaxias activos (Active Galactic Nuclei, AGN).

Las regiones centrales de estas brillantes centrales energéticas están rodeadas por un anillo en forma de rosco compuesto de polvo cósmico arrastrado del espacio circundante.

Se creía que la mayor parte de la fuerte radiación infrarroja que provenía de los AGN se originaba en esos roscos.

Pero nuevas observaciones de una galaxia activa cercana llamada NGC 3783 han dado una sorpresa.
Pese a que el polvo caliente -que tiene una temperatura de entre 700 y 1000 grados celsius- se encuentra en un toro (tal y como esperaban), han descubierto grandes cantidades de polvo frío encima y debajo de este toro principal.

Sebastian Hönig, autor principal, de la Universidad de California Santa Bárbara, ha señalado: “Es la primera vez que hemos podido combinar observaciones detalladas en el infrarrojo medio del polvo frío (casi a temperatura ambiente) que rodea a un AGN, con observaciones de casi la misma precisión del polvo muy caliente”.

El polvo recientemente descubierto forma una corriente de viento frío que sale del agujero negro y este viento debe jugar un importante papel en la compleja relación existente entre el agujero negro y su entorno.

El agujero negro satisface su insaciable apetito alimentándose del material circundante, pero la intensa radiación que produce este proceso también parece estar eyectando material.

Aún no está muy clara la forma en que estos dos procesos se alían para permitir que los agujeros negros supermasivos crezcan y evolucionen en el interior de las galaxias, pero la presencia de un viento polvoriento añade una nueva pieza a este puzzle.

En este trabajo también ha participado una investigadora del Instituto de Astrofísica de Canarias, Almudena Prieto. EFEfuturo

 
(Sin votaciones)
Cargando…