Inicio / Ciencia / Cultura afirma que el cierre total de Altamira no garantizaría su conservación

Cultura afirma que el cierre total de Altamira no garantizaría su conservación

EFEFUTURO.- El secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, ha dicho que el cierre total de la cueva de Altamira no garantizaría su conservación y ha insistido en que en esta cavidad no se ha producido ningún tipo de deterioro atribuible a las visitas experimentales, que seguirán.

Fotografía facilitada por el museo de Altamira de algunas de las pinturas de la Cueva de Altamira. Una investigación de la revista "Journal Archaeological Science", apunta que la cueva de Altamira fue morada durante más de 20.000 años de varios grupos humanos, que dejaron muestra de su arte simbólico, porque para ellos podría haber sido una especie de "santuario. En la investigación, que la revista publicará en papel en unos días pero que adelanta en su versión en internet, se constata que la cueva estuvo habitada desde hace más de 35.000 años hasta que hace 15.000 un derrumbe cerró el acceso a la cavidad, quedando desde entonces aislada hasta su descubrimiento en el siglo XIX. EFE/PEDRO SAURA

Fotografía de archivo facilitada por el museo de Altamira de algunas de las pinturas de la Cueva de Altamira. EFE/PEDRO SAURA

“Hoy sabemos a ciencia cierta que el cierre total de la cueva no garantizaría su conservación”, ha destacado el secretario de Estado, que ha considerado además que “es más necesario que nunca” hacer un “seguimiento continuo” para detectar cualquier incidencia derivada del “proceso natural” de Altamira.

Lassalle ha inaugurado en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander la V Escuela de Arte y Patrimonio Cultural “Marcelino Sanz de Sautuola”, centrada en la conservación de Altamira (Santillana del Mar, Cantabria).

En respuesta a preguntas de los periodistas, Lassalle ha opinado que el plan de conservación preventiva de Altamira “está afrontando un buen momento”.

El secretario de Estado ha insistido en que este programa está permitiendo “salvaguardar un conocimiento científico” que hasta ahora no se tenía sobre el estado de conservación de Altamira.

“Y todo con base en criterios científicos rigurosamente documentados”, ha defendido Lassalle, que ha incidido en que esos criterios están “expuestos a la crítica” y a la “reflexión científica” que “siempre es legítima”.

Lassalle ha aclarado que “precisamente sobre la base de esa información” se sigue desarrollando una iniciativa “que monitoriza el estado de la cueva” y que “salvaguarda” una “estabilidad” que, dentro de la “fragilidad”de Altamira, “impide cualquier incidente grave en cuanto su conservación”.

En el último Patronato de la Cueva de Altamira, a finales de marzo, se decidió seguir con el plan de conservación preventiva y se constató que “la presencia humana no es significativa” para la conservación de la cavidad.

También se acordó continuar con las visitas experimentales a la cueva enmarcadas en ese plan de conservación preventiva, unas entradas controladas y limitadas a dos guías y cinco personas un día a la semana.

El secretario de Estado de Cultura ha puntualizado que, con la información con la que se cuenta, no se detectado ningún tipo de deterioro atribuible a las visitas experimentales.

Pérdida de pigmentación


Según explica, lo que hay es “un proceso de pérdida de pigmentación que es consecuencia de la propia naturaleza de la cueva”.

El secretario de Estado ha detallado que ese deterioro es resultado de un proceso natural debido a filtraciones de agua y al deterioro ambiental por “la propia naturaleza interna” de la cavidad.

“La cueva funciona como un organismo vivo y es un proceso que no se puede alterar. No hay capacidad humana para poder intervenir directamente en la evitación de ese proceso natural que ha durado 30.000 años”, ha abundado.
Lassalle ha subrayado que la cueva de Altamira “se caracteriza por su fragilidad”, especialmente en lo que se refiere a sus pinturas rupestres.

Ha insistido en la “responsabilidad” de conservar Altamira, un “compromiso” de la dirección del Museo y del Ministerio, junto a otras entidades.

El secretario de Estado ha confiado que durante el verano se pueda convocar un nuevo Patronato de Altamira, en el que se formalizará la incorporación como patronos de Ana Patricia Botín (presidenta del Banco Santander) y Javier Botín (presidente de la Fundación Botín).

En el último Patronato ya se acordaron esas incorporaciones de Ana Patricia Botín y Javier Botín. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…