Inicio / Ciencia / El arrecife de Bajo Hornos una `trampa para barcos´ desde el siglo XVI

El arrecife de Bajo Hornos una `trampa para barcos´ desde el siglo XVI

Arqueólogos subacuáticos mexicanos han descubierto centenares de vestigios de embarcaciones de los siglos XVI al XX en las aguas del arrecife Bajo Hornos, frente al puerto de Veracruz, “toda una trampa para los barcos”, informó hoy el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Combo de Imágenes cedido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) el 20 de junio de 2013, de algunos vestigios de embarcaciones de entre los siglos XVI y XX halladas por arqueólogos subacuáticos mexicanos. EFE/INAH/
Combo de Imágenes cedido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) hoy, jueves 20 de junio de 2013, de algunos vestigios de embarcaciones de entre los siglos XVI y XX halladas por arqueólogos subacuáticos mexicanos en las aguas del arrecife Bajo Hornos, frente al puerto de Veracruz. Desde los años 80 y 90, y de forma reciente en 2010, precisó el INAH en un comunicado, estos expertos han realizado diversas inmersiones para registrar materiales que son testimonio de la intensa actividad marítima del puerto. EFE/INAH/
Desde los años 80 y 90, y de forma reciente en 2010, precisó el INAH en un comunicado, estos expertos han realizado diversas inmersiones para registrar materiales que son testimonio de la intensa actividad marítima del puerto.

Estos hallazgos de embarcaciones y de centenares de objetos de procedencia nacional y extranjera han permitido determinar que el arrecife Bajo Hornos, que constituye una ancha franja de 500 metros que limita el acceso al puerto de Veracruz, en el Golfo de México, actuó como trampa para los barcos.
En total se han podido recuperar restos de más 300 objetos, entre los cuales predominan la cerámica y el vidrio, incluyendo fragmentos de procedencia mexicana, española, inglesa, francesa y estadounidense.

El INAH explicó que, gracias a varios documentos, se sabe que cuando el puerto estaba a su máxima capacidad los navíos eran amarrados unos a otros en la bahía, siendo relativamente frecuente que estas embarcaciones se hundieran pese a estar ancladas.

Según apuntó el historiador y arqueólogo subacuático Ricardo Borrero Londoño en dicho comunicado, las corrientes arrastraban los restos de estos desastres al Arrecife Bajo Hornos, punto que actuó como trampa de naufragios hasta antes de la renovación y modernización del muelle, en 1902.

En la documentación de archivo consultada hasta la fecha se mencionan los siniestros del navío “Castilla” en 1771, una goleta americana en 1779, una fragata inglesa en 1901, así como de dos naves en 1911, aunque la investigación aún no permite determinar si los restos arqueológicos hallados están o no asociados a los naufragios descritos en las fuentes.

Entres los objetos recuperados sobresale porcelana inglesa de los siglos XVIII y XIX, así como botellas provenientes de las regiones de Coñac y Medoc, tal vez transportadas en los vapores que circulaban entre Veracruz y Burdeos. EFE

pem/jrm/abm
(Sin votaciones)
Cargando…