Inicio / Ciencia / Barcos que imitan la “piel de tiburón”

Barcos que imitan la “piel de tiburón”

Un equipo de investigadores de la Escuela de Ingeniería de Bilbao está estudiando las propiedades hidrodinámicas de la piel del tiburón Mako, el más rápido del mundo, con el fin de reproducirla y aplicarla a los cascos de los barcos o los trajes de neopreno de los nadadores de alta competición.

Vista de un velero.
EFE/ Juan Carlos Cárdenas
El equipo de investigadores, dirigido por el profesor del departamento de Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos de la citada Escuela Superior de Ingeniería de Bilbao, Jesús María Blanco, lleva cinco años con esta investigación, cuyo estado expondrá este jueves dentro del Congreso de Métodos Numéricos de Ingeniería que se celebra en la capital vizcaína desde hoy hasta el viernes.

Según ha explicado Blanco a EFE, las propiedades hidrodinámicas de la piel del tiburón Mako (Isurus oxyrinchus), la especie marina más veloz que se conoce, han suscitado el interés de los ingenieros al considerar que pueden ser un buen modelo a imitar a la hora de diseñar materiales que mejoren el desplazamiento en el agua de embarcaciones y personas.

La peculiaridad de la piel de estos animales, que pueden alcanzar velocidades superiores a los 70 kilómetros por hora, radica en que está recubierta de unos dentículos dérmicos similares, en cierta medida, a las escamas de los peces.

Estos dentículos están adaptados en su forma, tamaño, densidad y orientación a los requerimientos hidrodinámicos específicos de cada parte del cuerpo del animal.

Es decir, no están igual en las aletas que en el morro, las dos partes del escualo sobre las que actualmente centran su interés los ingenieros bilbaínos, ha especificado el profesor Blanco.

Analizando la morfología de diferentes muestras cutáneas de dichas partes de los tiburones, el equipo de investigadores de la Escuela trabaja para descubrir las claves de esa “portentosa” capacidad de los escualos para optimizar su desplazamiento en el agua.

Blanco ha reconocido que pese al tiempo transcurrido en su investigación, aún están “lejos” de descubrir esas claves y que ignoran si dicha capacidad es manejada a propia voluntad por el animal o se da de forma espontánea.

Para llevar a cabo las investigaciones, se procedió a la captura de dos ejemplares de dicha especie de tiburón y al escaneado de sus cuerpos para crear un modelo de tres dimensiones en el ordenador con el que trabajar.
El objetivo final del trabajo es el de crear nuevos materiales con los que recubrir los casos de las embarcaciones y confeccionar trajes de neopreno que permitan desplazamientos más veloces y con menor consumo de combustible y energía dentro del agua.

En el primero de los casos, se trataría de lograr una nueva generación de recubrimientos para el casco de los barcos que consiga mayor velocidad, en el caso de los veleros de competición deportiva, o un ahorro energético significativo en el caso de los grandes buques de transporte, como los petroleros.

En cuanto a los trajes de neopreno, Blanco ha reconocido que en Estados Unidos ya se trabaja en algo similar, como se pudo comprobar en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 con los trajes que utilizaron nadadores como Michael Phelps, ganador de 22 medallas olímpicas.

La diferencia con lo que buscan los ingenieros bilbaínos estriba en la rugosidad del traje, que en el caso de los utilizados por los nadadores norteamericanos, es igual en toda la superficie del neopreno, mientras que en el que se diseñase y patentase en Bilbao, sería diferente, pendiendo de cada parte del cuerpo. EFE

rb/cpg-lss
(Sin votaciones)
Cargando…