Inicio / Ciencia / Más ventajas del bilingüismo

Más ventajas del bilingüismo

EFEFUTURO.- Un estudio de la Universidad de Barcelona (UB) ha demostrado que los bebés de entornos familiares bilingües leen los labios antes y durante más tiempo que los monolingües, un mecanismo que les ayuda a diferenciar cada idioma y les facilita el aprendizaje.

Imagen de los bebés durante el experimento con la tecnología de seguimiento ocular. Los círculos de la foto de la izquierda indican el número de miradas, y los de la imagen de la derecha, la duración de estas. EFE/UB

La investigación, realizada por los profesores de la Facultad de Psicología de la UB y del Instituto de Investigación en Cerebro, Cognición y Conducta (IR3C), Fernando Pons y Laura Bosch, y por David J. Lewkowicz, de la Northeastern University (Boston, EEUU), ha sido publicada en la revista ‘Psychological Science’.

Según los investigadores, los bebés usan diferentes mecanismos para entender a las personas de su entorno y aprender a hablar, y una de ellas es leer los labios de las personas que les hablan.

El estudio ha constatado que los bebés bilingües dirigen la atención a la boca de sus interlocutores antes y durante más tiempo que los bebés monolingües, en un mecanismo que, según el trabajo, es “crucial para diferenciar las lenguas y facilitar el aprendizaje”.

A medida que los bebés comienzan a balbucear (alrededor de los ocho meses), empiezan a dirigir la atención hacia la boca de la persona que habla para aprovechar la gran cantidad de información que pueden recoger observando los labios de su interlocutor.

Para su estudio, el equipo de la UB observó a un grupo de bebés que vivía en un ambiente bilingüe (catalán y castellano) y otro que sólo tenía contacto con una de las dos lenguas (catalán o castellano).
Durante el experimento, los bebés tenían que mirar un vídeo de una mujer hablando en catalán o castellano, mientras llevaban un aparato de tecnología de seguimiento ocular para medir con precisión cuánto tiempo miraban a los ojos y a la boca de la persona que aparecía en el vídeo.

Los resultados mostraron que los bebés bilingües dirigían la atención a los labios pronto y por un período de tiempo más largo que los niños monolingües.

“Ya se sabía que los niños monolingües se fijan más en la boca en la etapa de balbuceo, pero lo novedoso de nuestro estudio es comprobar que los niños bilingües necesitan esta información extra para otros motivos igual o más importantes, diferenciar y establecer que hay dos lenguas a su alrededor”, ha explicado Fernando Pons.

Los investigadores encontraron que, independientemente del idioma que hablara la persona del vídeo, los bebés monolingües de cuatro meses miraban más tiempo a los ojos que a la boca, mientras que los bebés bilingües miraban a los ojos y a la boca el mismo tiempo.

“La información que los bebés obtienen de la boca es crucial para aprender las dos lenguas. Por este motivo, ya desde los cuatro meses, comienzan a utilizar esta información extra, lo que los monolingües no hacen porque no les hace falta, ya que no tienen el input doble”, ha aclarado Pons.

El experimento también ha revelado que esta tendencia continúa en los bebés de doce meses.

“Cuando los niños son más mayores también es importante para los bilingües seguir utilizando esta información visual de la boca, ya que están consolidando sus dos lenguas maternas”, ha señalado Pons.

El estudio ha tenido continuación con otra investigación que ha comparado las estrategias de aprendizaje de niños bilingües que aprenden lenguas romances similares (catalán y castellano) con niños bilingües que aprenden lenguas más distantes (castellano e inglés).

Los resultados preliminares del estudio, realizado con bebés de doce y quince meses, sugieren que es más difícil y complejo aprender lenguas similares, ya que este grupo de niños necesitan más atención a la boca en comparación de los que aprenden lenguas más diferentes.

El estudio también ha abierto otra línea de investigación que relaciona el hecho de mirar a la boca o a los ojos no sólo con el aprendizaje del lenguaje, sino con variables comunicativas, sociales y emocionales. EFEFUTURO
(Sin votaciones)
Cargando…