Inicio / Ciencia / La biodiversidad microbiana de la superficie y el fondo marino, íntimamente ligadas

La biodiversidad microbiana de la superficie y el fondo marino, íntimamente ligadas

La mayor parte de la vida en el mar se encuentra en los primeros 200 metros, mientras que el océano profundo -hasta los 4.000 metros- está casi ‘despoblado’. A pesar de estas diferencias, un grupo de científicos ha constatado que la biodiversidad microbiana de ambas zonas está íntimamente conectada.

Vista del del buque Hespérides. EFE/ Román Ríos

Esta investigación, resultado del análisis de las muestras tomadas durante la Expedición de Circunnavegación Malaspina 2010, se publica en la revista PNAS y, según sus autores, ayudará a comprender mejor el funcionamiento del planeta y la gran capacidad de dispersión de los microorganismos.

Sus responsables son científicos del Instituto de Ciencias del Mar (Barcelona) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (centro del CSIC y la Universidad de las Islas Baleares) y de la King Abdullah University of Science and Technology (Arabia Saudí).
Se trata de la primera vez que se estudia la conexión de las comunidades microbianas a lo largo de la columna de agua -desde la superficie hasta los sedimentos del fondo del océano-, y para ello los investigadores tomaron muestras en ocho puntos del Índico, Pacífico y Atlántico.

Mediante técnicas de secuenciación masiva de ADN y herramientas bioinformáticas se caracterizaron las comunidades microbianas marinas presentes en partículas de distintos tamaños y en diferentes profundidades.

El CSIC explica en una nota de prensa que el hundimiento de partículas orgánicas formadas en la superficie del mar se produce a través de la denominada lluvia de partículas, un mecanismo que transporta material hacia el océano profundo y que, además, juega un importante papel en el ciclo del carbono, ya que secuestra el carbono en el fondo del océano e impide que vuelva a la atmósfera.

“El estudio muestra que las partículas que caen desde la superficie funcionan como vectores que inoculan los microorganismos que llevan asociados en el mar profundo”, detalla M. Montserrat Sala, científica del CSIC en el Instituto de Ciencias del Mar.

Hasta el 90% en ambas profundidades


Josep M. Gasol, también de este centro, resume: el trabajo revela que el mecanismo de conexión entre superficie y océano profundo a través de partículas es muy importante, ya que entre el 80% y el 90% de las especies se encuentran en ambas profundidades.

Esta concordancia, sin embargo, es más evidente en el caso de la comunidad microbiana asociada a partículas de mayor tamaño, que son las que sedimentan más rápidamente.

Además, el trabajo sugiere que los microorganismos que llegan desde la superficie hasta las profundidades marinas determinan la biogeografía microbiana del océano profundo.
Vista del del buque Hespérides. EFE/ Román Ríos


Mireia Mestre, también del Instituto de Ciencias del Mar, concluye que de la misma manera que el microbioma humano es importante para conocer los procesos metabólicos y la salud de las personas, conocer el microbioma del planeta es igualmente importante, ya que determina la vida en la Tierra.

La Expedición de Circunnavegación Malaspina 2010, dirigida por el CSIC y que integra a más de 400 científicos de todo el mundo, arrancó el 15 de diciembre de 2010 con la salida del puerto de Cádiz del buque de investigación oceanográfica Hespérides, de la Armada Española.

Se tomaron cerca de 200.000 muestras de agua, plancton, partículas de atmosféricas y gases para estudiar la biodiversidad del océano y el impacto del cambio global en el ecosistema oceánico. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…