Inicio / Ciencia / Catalogan y estudian los lagos de Mongolia para saber más de los de España

Catalogan y estudian los lagos de Mongolia para saber más de los de España

Catalogar más de 12.000 lagos y lagunas de la estepa de Mongolia, identificar nuevas especies de crustáceos desconocidas hasta ahora y desarrollar estrategias para diagnosticar el estado de los lagos de la Península Ibérica es el reto de una investigación que está desarrollando la Universidad de Barcelona.

Terreno afectado por la sequía
Imagen: Juanma Gallego
El proyecto, dirigido por el colaborador del Departamento de Ecología de la UB y experto en limnología de lagos y humedales, Miguel Alonso, consiste en realizar un catálogo limnológico de los lagos de Mongolia, un árido país centroasiático con lagos y zonas húmedas similares a los de las estepas y montañas ibéricas.

“En Mongolia encontramos lagunas en un estado excepcional de conservación, intactos desde hace miles de años, que son similares a las que existían en la Península Ibérica antes de ser destruidas por la acción humana”, ha explicado Alonso.

Los lagos esteparios se encuentran en las regiones de clima continental en diferentes latitudes de todo el planeta y suelen ser lagos poco profundos, muy frágiles, que se desecan fácilmente y con una elevada productividad biológica.

“Los lagos esteparios son ecosistemas extraordinariamente valiosos”, ha destacado Alonso, que desde 2005 ha estudiado lagos permanentes de agua dulce, lagunas temporales de aguas mineralizadas o lagos hipersalinos en sus expediciones a Mongolia.

El proyecto ha permitido hasta hoy estudiar 880 lagos esteparios del país mongol en el marco del Programa de Conservación de la Biodiversidad de Endesa y con la colaboración de la Universidad Nacional de Mongolia.

Según Alonso, los lagos esteparios asiáticos son muy similares a los de la Península Ibérica y comparten muchas similitudes en hidromorfología y en comunidades biológicas.

“La investigación -ha agregado Alonso- nos permite establecer comparaciones y relaciones biogeográficas entre especies de los lagos esteparios ibéricos, que están desaparecidos o profundamente alterados en la actualidad”.

“Este proyecto también ayudará a establecer indicadores sobre el estado ecológico de referencia en lagos esteparios de la Europa industrializada, tal como exige la normativa europea actual”, ha añadido el ecólogo.

El proyecto también ha permitido descubrir algunas nuevas especies de crustáceos branquiópodos, un grupo muy antiguo de crustáceos, considerados auténticos fósiles vivientes que aún conservan características ancestrales y algunos tienen una alta afinidad con especies que viven lagunas de España.

Según Alonso, “estudiamos los crustáceos como bioindicadores porque son organismos muy fieles a su hábitat natural, con un ciclo de vida relativamente largo, y dejan rastros biológicos fácilmente reconocibles y permanentes de gran interés científico, incluso para reconstrucciones paleoclimáticas”.

Alonso, discípulo de Ramon Margalef, ha advertido de que la sobreexplotación de acuíferos por la minería y los trasvases hidrológicos son las amenazas más directas para conservar estos ecosistemas de las llanuras mongoles.

El ecólogo ha señalado que en la Península Ibérica la situación de los lagos esteparios es “realmente alarmante”.

“En nuestro país, existen zonas esteparias que son únicas en la Europa occidental, como los Monegros, la cuenca del Ebro, la cuenca del Duero, el Tajo- Guadalquivir, la Mancha… pero en los últimos años se han hecho intervenciones que han provocado la desaparición de muchas de las lagunas más emblemáticas en estas áreas”, ha lamentado. EFE

 
(Sin votaciones)
Cargando…