Inicio / Ciencia / Filólogo asegura que el origen de Cataluña es Castilla

Filólogo asegura que el origen de Cataluña es Castilla

Los primeros catalanes no sólo fueron de origen castellano sino que el mismo nombre de Cataluña deriva del de Castilla, según defiende el filólogo y prehistoriador Jorge María Ribero Meneses en su último libro “Burgos, Palencia, Asturias y Santander: la cuna castellana del pueblo catalán”.

Pendón procesional en Ampudia (Palencia) en imagen cedida por J.M.Ribero Meneses. EFE

“Las evidencias son de toda índole, empezando por numerosos topónimos catalanes actualmente vigentes como Barcelona, Tarragona o Montserrat, cuyo origen se encuentra en tierras de la Castilla profunda”, según ha asegurado Ribero Meneses a EFE.

Palencia y Burgos son, en su opinión, la verdadera cuna del “hoy llamado ‘pueblo catalán’ pues resulta asombroso comparar el mapa de Gerona con el de Palencia y el de Burgos con el de Lérida, a la hora de encontrar multitud de nombres iguales o del mismo origen filológico”.



La simbología también “aporta datos clave para esta investigación, porque las conocidas ‘barras catalanas’ de la ‘senyera’ se encuentran en muchos escudos de origen claramente castellano y cantábrico” y, aunque hoy no se conserve su policromía, sí se han conservado los colores “en algunos sorprendentes retablos como los que podemos encontrar en Castrojeriz, una población clave”.

Pendón procesional en Ampudia (Palencia) en imagen cedida por J.M.Ribero Meneses. EFE

Ribero Meneses explica su sorpresa cuando en una procesión tradicional de pendones en la localidad palentina de Ampudia, “el mismo nombre que la Ampurias gerundense, me encontré con que la primera bandera castellana con la que se abría el recorrido era un calco de la aragonesa”.

De hecho, la senyera es la bandera que “más fielmente recuerda el antiguo estandarte de los pueblos celtíberos, con bandas rojas y amarillas que hoy se conserva en tantas enseñas españolas, empezando por la del Estado”, afirma.

El libro de este filólogo plantea la tesis de que en la antigüedad colonos de origen cantábrico y de lo que hoy es el norte de Castilla fueron los primeros en recorrer el Ebro desde sus fuentes hasta el Mediterráneo y “siguiendo las costumbres de la época, nombraron su desembocadura igual que sus fuentes, al utilizar uno de los viejos nombres de este río, Castallania”.

Ribero Meneses, quien recuerda que aún hoy uno de los ríos de las fuentes del Ebro se llama Castillería, cree que estos colonos “llamaron Castellón, monumental denominación que todavía se conserva, a la margen derecha de la desembocadura y Castallania, a la margen izquierda”: de Castallania, el nombre habría evolucionado filológicamente hacia Cattallania, Catalonia y, finalmente, Cataluña.



“Todo esto no es nada nuevo”, asegura Ribero Meneses, quien recuerda que “en el Atlas de Ptolomeo dibujado hace 1.800 años ya aparece el nombre de los ‘castellani’ como pobladores de Cataluña, junto a Ilerda, hoy Lérida”.

También en la placa de bronce hallada en la localidad leonesa de Bembibre figura un edicto del emperador Octavio Augusto hace más de 2.000 años en el que “reconoce la lealtad de la tribu de los castellanos paemeiobrigenses, que no se habían rebelado contra Roma…, y son nombrados así, como castellanos, hasta cuatro veces en el texto en latín”.

“Éstos y otros datos están al alcance de quien quiera investigar en este sentido, pero ha habido y hay fuertes intereses para ocultarlos”, denuncia Ribero Meneses para quien, “si el protagonismo histórico hubiera sido de Cataluña y no de Castilla y si la capital española hubiera sido Barcelona y no Madrid, otro gallo cantaría”.

Nacido en Valladolid pero formado profesionalmente en Cataluña donde puso en marcha en 1973 el primer movimiento español de defensa del patrimonio histórico artístico con la asociación Arte en Peligro, Ribero Meneses es autor de un centenar de libros e innumerables artículos de divulgación filológica.

Las “barras catalanas” en el antiguo escudo de la colegiata de Nuestra Señora de Almazán en Castrojeriz (Burgos) en imagen cedida por J.M. Ribero Meneses. EFE 

 


En 2002 un estudio suyo paralizó ante la UNESCO y el Consejo de Europa la propuesta de considerar la lengua castellana como de origen riojano y medieval, retrotrayendo su antigüedad y ubicando su nacimiento en territorios castellanos; en 2006 publicó otra investigación sobre la ascendencia común de los habitantes del centro y el este peninsular con el título  Catalanes y castellanos: un mismo origen, un mismo nombre, un mismo pueblo.

“No es que seamos parecidos, es que catalanes y castellanos somos exactamente lo mismo”, concluye rotundamente este investigador.

 
(Sin votaciones)
Cargando…