Inicio / Ciencia / Las células dentríticas controlan ‘el lado oscuro’ del sistema inmunitario

Las células dentríticas controlan ‘el lado oscuro’ del sistema inmunitario

Cuando se produce infección o daño en los tejidos, el organismo reacciona y activa la respuesta inmune inflamatoria, que rechaza la infección y repara el tejido dañado, sin embargo el exceso de inflamación puede ser perjudicial. Ahora, un trabajo identifica un mecanismo para evitarlo.

De izda. a dcha. David Sancho, Carlos del Fresno, Paula Saz y Sarai Martínez Cano.

De izda. a dcha. David Sancho, Carlos del Fresno, Paula Saz y Sarai Martínez Cano.

La descripción de este nuevo sistema de control de la inflamación, que permite manejar el daño asociado a la respuesta inmunitaria, se publica en la revista Science, en un artículo liderado por investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC).

El sistema inmunitario reacciona ante infecciones u otro tipo de agresiones generando inflamación, un mecanismo de defensa que facilita la llegada de células del sistema inmunitario al lugar donde se ha producido la agresión.

Las primeras células inmunitarias que llegan al foco infeccioso o inflamatorio con el objetivo de eliminar la agresión son los neutrófilos.

Sin embargo, los neutrófilos son muy destructores y no actúan únicamente sobre la infección, sino también sobre el tejido al que llegan; de esta forma, la eliminación de la infección resulta de un equilibrio entre el daño al patógeno y el daño al tejido propio.

Este proceso de daño por “fuego amigo” de las células inmunitarias se conoce como ‘inmunopatología‘, ya que se trata de un daño en el tejido causado por nuestro propio sistema inmunitario, detalla David Sancho, director del laboratorio de Inmunobiología del CNIC, que lidera el estudio.
“La inflamación con neutrófilos contribuye a reparar el tejido, pero el exceso de neutrófilos libera sustancias tóxicas no solo para los patógenos sino también para los tejidos propios, de modo que producen aún más daño en el tejido”, resume a Efe Sancho.

Por ello, afirma, “resulta importante caracterizar cómo nuestro sistema inmunitario puede controlar la respuesta inflamatoria de los neutrófilos, de modo que no resulte dañina para nuestro organismo”.

Atenuar la inflamación


Precisamente, este trabajo identifica que las células dendríticas, además de ser esenciales para dirigir la respuesta específica de los linfocitos T -leucocitos esenciales para eliminar infecciones-, también pueden controlar la infiltración de los neutrófilos en los tejidos y atenuar así la inflamación para evitar un daño excesivo en los tejidos.

Según Sancho, el reconocimiento de daño en los tejidos por las células dendríticas previene la atracción excesiva de neutrófilos al foco inflamatorio y, al reducir el número de neutrófilos, evita la destrucción de tejidos sanos.


El hongo patógeno Candida albicans llega al riñón donde causa daño. CNICEl hongo patógeno Candida albicans llega al riñón donde causa daño. CNIC


Este descubrimiento indica que se puede actuar a través de las células dendríticas para evitar la inmunopatología asociada al exceso de inflamación, tanto en infecciones como en otras patologías no infecciosas que producen daño en los tejidos -pancreatitis o infarto-, lo que ofrece nuevas posibilidades terapéuticas, apunta a Efe Carlos del Fresno, primer autor del trabajo.

Además, el estudio ahonda en el entendimiento del funcionamiento de la regulación del sistema inmunitario, tanto en su lado positivo de lucha contra la infección, el cáncer o favoreciendo la reparación de tejidos, como en su lado negativo, en el que puede provocar exceso de daño inflamatorio durante una infección, reacciones alérgicas o enfermedades autoinmunes.

Comprender este funcionamiento es “muy importante”, subraya Paula Saz, también del CNIC: “En el sistema inmunitario siempre se produce este equilibrio y aprender a controlarlo es la clave para poder luchar contra muchas enfermedades que tienen un componente inmunitario”. EFE
(Sin votaciones)
Cargando…