Inicio / Ciencia / ‘Ponen cara’ a la región cerebral afectada en el síndrome de las piernas inquietas

‘Ponen cara’ a la región cerebral afectada en el síndrome de las piernas inquietas

Un equipo internacional de investigadores, con participación española, ha identificado la región cerebral afectada en el síndrome de las piernas inquietas, una enfermedad que padece una de cada diez personas mayores de 65 años y que se manifiesta con desagradables hormigueos en estas extremidades.

Los investigadores José Luis Gómez Skarmeta (izq) y Fernando Casares. Imagen facilitada por la Universidad Pablo de Olavide.

Los resultados de este trabajo, en el que ha participado el Centro Andaluz de Biología del Desarrollo (centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas -CSIC- y la Universidad Pablo de Olavide), se publican en la revista “Genome Research“.
El síndrome de las piernas inquietas (RLS en sus siglas en inglés) se manifiesta en forma de hormigueos desagradables en las piernas cuando los pacientes están intentando conciliar el sueño.

Estas sensaciones les llevan a levantarse en mitad de la noche para moverse, ya que sólo así el malestar desaparece, según el CSIC.

La falta de descanso provoca que su salud se resienta, ya que aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y puede desencadenar en ocasiones en una depresión, según esas fuentes.
“A pesar de su prevalencia, poco se conoce de su origen”, según Fernando Casares, del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo.

Ahora los investigadores han constatado en animales que un fallo en el interruptor que “enciende” el gen Meis1 (uno de los genes asociados con RLS) es el causante de la enfermedad.

Mutaciones en este interruptor causarían un fallo en la activación de Meis1 y la consecuente acción de los ganglios basales, unas células nerviosas que se hallan cerca de la base del cerebro, dentro del telencéfalo, explica a Efe José Luis Gómez Skarmeta, también del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo.

Según Skarmeta, los ganglios basales en los mamíferos están asociados fundamentalmente con los movimientos.

“El problema está en que falla un interruptor que enciende Meis1 en esa región del cerebro -telencéfalo- y al caer los niveles de este gen se producen pequeños defectos neuronales que en personas mayores causan el desarrollo de la enfermedad, posiblemente al sumarse a otros problemas”, relata este científico.

La importancia de este trabajo radica que ahora se ha identificado, por primera vez, un tejido directamente relacionado con el síndrome de las piernas inquietas, concluye Skarmeta.

“Por primera vez hemos puesto cara a la región afectada en RLS y se inicia el conocimiento íntimo de los cambios en la función de las células de esta región del cerebro que contribuyen al desarrollo de la enfermedad”, declara Juliane Winkelmann, líder del estudio e investigadora de la Universidad de Satanford. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…