Inicio / Ciencia / Cerro del Bú, una fortificación islámica en el asedio del Toledo medieval

Cerro del Bú, una fortificación islámica en el asedio del Toledo medieval

EFEFUTURO.- La fortificación islámica situada en el yacimiento toledano del Cerro del Bú, que se remonta 4.000 años atrás, constituyó una de las pocas construcciones de asedio medieval de la Península durante la época de Abderramán III, y desde ella se sitió la ciudad hace mil años.

Detalle de la fortificación islámica situada en el yacimiento toledano del Cerro del Bú, que se remonta 4.000 años atrás, y que constituyó una de las pocas construcciones de asedio medieval de la Península durante la época de Abderramán III, y desde ella se sitió la ciudad hace mil años.EFE/Héctor Martin

El yacimiento del Cerro del Bú está situado privilegiadamente frente al Casco Histórico de Toledo y conserva importantes restos de los primeros asentamientos humanos que hubo en Toledo.

El arqueólogo, Juan Manuel Rojas, dirige el proyecto que desde finales de 2014 está llevando a cabo el Consorcio de Toledo para recuperar el yacimiento.

En una entrevista con Efe, Rojas ha explicado que los fortines “tienen mucho interés y cuentan con unas características muy concretas” ya que, aunque “no son muy buenos constructivamente”, sí lo eran “para lo que lo querían”, que era ser “un fortín provisional mientras asediaban la ciudad”.

Rojas ha añadido que el Cerro era “un sitio estratégico”, no sólo en la época medieval sino “ya en la Edad de Bronce”, ya que era “un paso importante para entrar y salir de Toledo desde el sur”.

En este sentido, ha indicado que el Cerro del Bú muestra los primeros indicios de “preurbanismo” en la cimentación y la organización del núcleo urbano, para adaptar las construcciones de los habitantes de la Edad de Bronce a la ladera del monte mediante un sistema de terrazas.

Esto se ve en que la ubicación de los restos encontrados “no se realizaba de forma anárquica sino que se ordenaban”, algo que aporta “un conocimiento bastante interesante de la organización social” del momento, ha subrayado el arqueólogo.

Según ha explicado Rojas, la ladera del Cerro estuvo ocupada por un poblado de la Edad de Bronce en su periodo antiguo y medio, aproximadamente entre los siglos XX y XV antes de Cristo.

Se trataba de un núcleo de población “muy elevado para la época” de aproximadamente “unos 800 habitantes”, y ocupaba una extensión de 15.000 o 16.000 metros cuadrados.

El yacimiento del Cerro del Bú se encuentra en el proceso final de las labores de adecentamiento y protección de los restos encontrados en las campañas de excavación realizadas en los años 80 del pasado siglo.

Los trabajos cuentan con la supervisión y la dirección de Rojas y del arquitecto Joaquín López, quien ha destacado que en esta campaña han protegido y consolidado los restos con un mortero de tierras del lugar y con cal.

Hacer un itinerario más accesible


El arquitecto ha concretado que el segundo objetivo es hacer un itinerario más accesible del que había hasta ahora y ha añadido que el criterio principal de la intervención era “aportar lo menos posible del exterior”, por lo que han utilizado “hasta el agua del lugar”, en este caso del cercano arroyo de La Degollada.

El adecentamiento del paraje concluirá con la instalación de unos carteles informativos, una vez que cuenten “con la documentación final, fotográfica y planimétrica”, ha añadido López, que ha apuntado que en los paneles “se contará la historia del yacimiento y el enclave que ocupa”.

Por su parte, Rojas ha señalado que el objetivo es “contextualizar el lugar” para que los visitantes tengan unas nociones básicas de lo que constituye el yacimiento del Cerro del Bú, del que calcula que apenas se ha excavado el 5 por ciento de su totalidad.

Juan Manuel Rojas ha valorado la importancia del yacimiento del Cerro del Bú “no sólo para Toledo, sino para toda Castilla-La Mancha”, porque “cuenta con una fortaleza islámica única” y con un yacimiento de la Edad de Bronce “con unas características topográficas que muestran la organización social y el control del territorio que tenían”.

“Se trata del origen de lo que luego es la ciudad que está al otro lado del río”, ha señalado.

En su opinión, tiene “un atractivo turístico patrimonial de primer nivel” y, junto a la Vega Baja y el Circo Romano, es “uno de los puntales de atractivo turístico de la ciudad de Toledo”. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…