Inicio / Ciencia / Científicas africanas: “el mundo necesita ciencia, pero la ciencia necesita mujeres”

Científicas africanas: “el mundo necesita ciencia, pero la ciencia necesita mujeres”

EFEFUTURO.- “El mundo necesita la ciencia pero la ciencia necesita a las mujeres”, esta es la principal conclusión de la primera jornada sobre Mujer, Ciencia, Tecnología e Innovación en África, organizada por la Fundación Mujeres por África.

Imagen de las cuatro investigadoras africanas integrantes de la mesa redonda de la jornada. EFE

La Fundación Mujeres por África, presidida por la exvicepresidenta del Gobierno María Teresa Fernández de la Vega, ha puesto en marcha el programa “Ellas investigan”, que pretende apoyar las carreras investigadoras de las mujeres africanas, impulsar su liderazgo en la comunidad científica internacional y dar visibilidad a sus logros.

El programa concederá ocho becas a investigadoras “senior”, es decir, que ocupen puestos de responsabilidad en su país, ha explicado la directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), María Blasco.

“Porque el objetivo no es robar talento a África, sino aumentar la colaboración con un continente que representa sólo el dos por ciento de la producción científica global pero que está a la cabeza en colaboraciones”, ha subrayado Blasco durante la jornada celebrada en la Fundación Ramón Areces.

Por su parte, la secretaria de Estado de Estado de I+D+i, Carmen Vela, ha dicho que “las mujeres son el principal motor de África pero están discriminadas en lo económico, lo político y lo social”, por eso, “apoyarlas es apoyar a todo el continente”.

Científicas africanas ejemplares


Faouzia Charfi, profesora de física de la Universidad de Túnez y secretaria de Estado para la Educación Superior durante el gobierno provisional formado tras la revolución de 2011, ha valorado la importancia del proyecto “Ellas investigan” porque “el conocimiento tiene que ser una actividad compartida”.

Sin embargo, ha advertido que en muchos lugares del mundo, “los dogmatismos y las discriminaciones dificultan el camino de la ciencia e intentan evitar que el conocimiento avance”.

“La igualdad, la democracia y la libertad individual son elementos esenciales” que hay que asegurar “si queremos hacer ciencia, porque de lo contrario, las víctimas de la pseudociencia y de los dogmas que niegan la ciencia serán nuestros hijos”.

Therese Izay Kirongozi, presidenta de Women’s Technology, trabaja cada día para promover el empleo femenino, el acceso de los niños a la educación y para que la innovación haga la vida más llevadera al resto de congoleños.

Desde su cooperativa de mujeres, esta ingeniera industrial ha creado el primer robot dotado de inteligencia artificial que regula la circulación de Kinshasa y que ha sido diseñado y fabricado íntegramente en la República Democrática del Congo.

“En África, los accidentes de trabajo son la segunda causa de muerte después de la malaria que cada hora cuestan la vida de 26 personas, la mayoría niños”, por eso, “hemos hecho a mano, un robot que dirige el tráfico en los cruces conflictivos y que les explica a los niños que deben esperar hasta que les llegue el turno de cruzar”, ha explicado.

Para Salimata Wade, bióloga y nutricionista senegalesa, “cada éxito de las mujeres africanas, cada investigación, cada triunfo nos hace más visibles”, por eso, “lo más importante es seguir trabajando y promover pequeños cambios que faciliten la carrera investigadora de las mujeres”. EFEFUTURO
(Sin votaciones)
Cargando…