Inicio / Ciencia / Clima extremo, enfermedades, hambrunas….así será el cambio climático ‘mediterráneo’

Clima extremo, enfermedades, hambrunas….así será el cambio climático ‘mediterráneo’

Los efectos del cambio climático ya se han acelerado pero serán mucho peores, especialmente en el mediterráneo, donde, en los próximos años, habrá más episodios de gota fría, mayor escasez de lluvias en verano, más enfermedades respiratorias, cardiovasculares, y más migraciones, hambrunas y conflictos.

Terreno afectado por la sequía
Imagen: Juanma Gallego
Esta es la principal advertencia de un estudio internacional publicado hoy en Nature Climate Change y realizado por 18 instituciones entre las que se encuentran la Universidad Politécnica de Madrid (UMP), la Universidad de Barcelona, la Universidad Autónoma de Barcelona, el CREAF, el Instituto Mediterráneo de Oceanografía (MIO), el Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC) y el Centro Europeo-Mediterráneo sobre Cambio Climático.
El estudio, liderado por Wolfgang Cramer, del Instituto Mediterráneo de Biodiversidad Marina y Terrestre y Ecología (IMBE), describe por primera vez los múltiples cambios a los que se enfrentarán los habitantes del área mediterránea en los próximos años a consecuencia de los efectos del cambio climático.

Y es que, en el último siglo, las temperaturas en la cuenca mediterránea han subido 1,4 grados, esto es, 0.4 % más que la media global, pero, además, en los últimos veinte años, el nivel del mar ha subido 6 centímetros y la acidez del agua ha bajado.

En consecuencia, incluso aunque el incremento de la temperatura se limita a los dos grados establecidos en los Acuerdos de París, “las precipitaciones estivales se verán reducidas entre un 10 y un 30 % en algunas regiones, lo que dará como resultado una escasez de agua e importantes pérdidas en la agricultura, especialmente en las regiones del sur”, detalla Ana Iglesias, investigadora de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y Biosistemas de la UPM y coautora del trabajo.

Mientras, la reducción del nivel de hielo en la Antártida, Groenlandia y otras áreas montañosas, acelerará el incremento en el nivel del mar más de lo previsto, lo que afectará “especialmente a las regiones mediterráneas, donde una gran parte de la población vive al lado de la costa”, agrega Iglesias.

Junto a todo ello, “veremos un incremento de las tormentas y una intrusión del agua del mar en los cultivos en zonas muy cercanas al mar, como el Delta del Nilo”, avanza la investigadora.



Un niño corre con la bandera siria en el campo donde se cultivan rosas damascenas, en Damasco (Siria). EFE/Youssef Badawi




Salud e inestabilidad


Estos cambios en el clima también provocarán daños colaterales, ya que el calentamiento elevará las olas de calor y la contaminación, lo que, a su vez, afectará a la salud humanas: aumentarán las enfermedades respiratorias, las cardiovasculares, y las transmitidas por vectores como el virus del Nilo Oriental, el Dengue o el Chikungunya, que además se extenderán a más territorios, según el estudio.

Por último, advierten los investigadores, en los países en los que la inestabilidad política ya es un problema, al añadirse los efectos del cambio climático, los factores de riesgo socioeconómico se incrementarán, “generando una mayor inestabilidad en las regiones que traerá consigo más hambrunas, migraciones y conflictos”. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…