Inicio / Ciencia / ¿Quieres ver un cometa? Con Lovejoy tienes una oportunidad

¿Quieres ver un cometa? Con Lovejoy tienes una oportunidad

EFEFUTURO.- El cometa Lovejoy (C/2014 Q2) se encuentra cruzando el Sistema Solar interior; descubierto el pasado año, no es la primera vez que nos visita.

El cometa Lovejoy (C/2014 Q2). Daniel López/IAC.

El pasado 7 de enero tuvo su máxima aproximación a la Tierra (perigeo) y el 30 de enero pasará por el punto de su órbita más cercano al Sol (perihelio), ha informado el IAC.

El cometa es visible en el Hemisferio Norte desde finales de diciembre, aunque las condiciones de observación serán óptimas a partir de hoy, 12 de enero, coincidiendo con la disminución del brillo de la Luna.
El núcleo se puede distinguir a simple vista, mientras que para observar la cola (de color verde intenso) es recomendable usar unos prismáticos.

El Cometa Lovejoy (c/2014 Q2) fue descubierto el 17 de agosto de 2014 por el astrónomo amateur australiano Terry Lovejoy (con un pequeño telescopio de tan solo 20 cm de diámetro), convirtiéndose en el quinto cometa que reporta, explica el investigador Miquel Serra en el blog del IAC.

Cometa Lovejoy observado desde el Observatorio del Teide la noche del 8 de enero. Una composición de 50 imágenes individuales de 20 segundos de exposición -tiempo total 16 minutos- siguiendo el movimiento del cometa, por eso las estrellas aparecen como trazos. M. Serra-Ricart (IAC) & Juan Carlos Casado. 


El cometa Lovejoy es un cometa con origen en la Nube de Oort, aunque no es la primera vez que nos visita.

El último cometa visible a simple vista que nos visitó fue el Cometa ISON . Estadísticamente, cada dos años nos visita un cometa con brillo similar al de Lovejoy.

Un cometa es un objeto de nuestro Sistema Solar compuesto, principalmente, por hielo y polvo, por lo que se le conoce como «bola de nieve sucia».

Los cometas se mueven alrededor del Sol siguiendo órbitas muy elípticas, con períodos (tiempo que tardan en dar una vuelta alrededor del Sol) que van de unos pocos a cientos de miles de años. Cuando se acercan al Sol (perihelio), el calor derrite los hielos cometarios, desprendiendo gases y partículas de polvo que forman la cola del cometa, que puede medir más de un millón de kilómetros.

La parte sólida de un cometa es el núcleo, cuyo tamaño oscila entre 10 km y 40 km, detalla Serra.

Desde el punto de vista astronómico el estudio de los cometas es muy interesante, pues son fósiles de la formación de nuestro Sistema Solar y, por tanto, contienen información de la génesis de los sistemas planetarios.

“Si, además, el cometa proviene de la Nube de Oort (como es el caso del cometa Lovejoy), el interés científico es mayor, pues suelen ser cometas nuevos que contienen material primigenio y sin procesar de la nube original (nebulosa solar) que formó nuestro Sistema Solar”, según Serra. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…