Inicio / Ciencia / Un nuevo crustáceo

Un nuevo crustáceo

EFEFUTURO.- Científicos del proyecto de investigación Coasttran, coordinado por el catedrático de la Universidad de Cantabria Pablo Arias, han descubierto una nueva especie de crustáceo en la cueva de Tito Bustillo (Asturias).

Fragmento de concha de balano encontrada en Tito Bustillo. Imagen facilitada por la UC.

En concreto, los investigadores han localizado  una placa de caparazón de bálano -bellotas de mar-, que pertenece a una especie de crustáceo desconocida hasta ahora.

Esta nueva especie llevará, en homenaje a la cavidad asturiana, el nombre de Titobustillobalanus tubutubulus, según señala el trabajo sobre este descubrimiento que ha publicado la revista científica Annales de Paléontologie.
El equipo que ha localizado este nuevo animal pertenece a un proyecto denominado Coasttran, en el que participan 61 científicos de instituciones de España, Francia, Portugal, el Reino Unido, Alemania, Irlanda, Suecia y Canadá.

Según informa la Universidad de Cantabria en una nota de prensa, los investigadores que han publicado el trabajo sobre este nuevo crustáceo han sido el doctor del Museo Nacional de Historia Natural de París René-Pierre Carriol y el de la Universidad de Salamanca Esteban Álvarez Fernández.

Los científicos del Coasttran estudian en Tito Bustillo cómo explotaban las sociedades prehistóricas los recursos marinos, un trabajo que, además de en la cavidad asturiana, se lleva a cabo en otras cuevas de Cantabria, Portugal y Francia.
La placa de balano localizada, que está ya en el Museo Arqueológico de Asturias, podría haber estado adherida a la superficie de alguna concha de lapa que recogieron los antiguos moradores de Tito Bustillo.

Este crustáceo, denominado bellota de mar y que está formado por seis placas dispuestas en forma de cono, se encontró junto a otros restos de pequeño tamaño, de vértebras de peces y puntas de agujas de hueso.

La especie ahora descubierta fue localizada en los años setenta por el catedrático de la Universidad de Cantabria Alfonso Moure en una de las excavaciones pioneras en materia arqueológica, aunque ahora han sido los profesores Carriol y Álvarez los que han comprobado que es un nuevo crustáceo no catalogado.

El estudio de estos dos científicos demuestra que esa especie era de agua fría y está asociada a otro tipo de bálanos que habitan en la actualidad en el Atlántico Norte y que han sido localizados también en Tito Bustillo y en cuevas de Cantabria como La Garma y Altamira.

Eso indica, según los investigadores, que las aguas del Cantábrico eran en la época del Magdaleniense (hace unos 15.000 años) mucho más frías que en la actualidad. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…