Inicio / Ciencia / Cuba recupera su pasado y herencia aborigen con un nuevo censo arqueológico

Cuba recupera su pasado y herencia aborigen con un nuevo censo arqueológico

La historia aborigen de Cuba, una etapa que comenzó miles de años antes de la colonización y cuyo estudio ha permanecido disperso e incompleto, está bajo los focos en la isla gracias a un censo que confirma la existencia de más de 1.000 nuevos sitios de interés arqueológico.

EFE/Alejandro Ernesto
El proyecto, iniciado en 2010 y próximo a concluir, muestra que existen en la isla unos 3.268 sitios aborígenes -desde cuevas ceremoniales con arte rupestre hasta cementerios o talleres líticos- de los cuales más de 1.800 estaban sin registrar.
“Es una cifra que nos ha sorprendido, nunca pensamos que pasaríamos de 3.000”, dijo a Efe José Jiménez, jefe del proyecto e investigador del Instituto Cubano de Antropología, entidad con sede en La Habana que impulsó la investigación.

Jiménez explicó que existían reportes aislados de sitios aborígenes que nunca antes se habían logrado sistematizar en un único estudio e incluso piezas en museos que eran desconocidas por los expertos.

El censo no sólo confirmó, relacionó y caracterizó todos esos sitios, sino que fijó sus coordenadas exactas y ha creado una base de datos con mapas de diferentes categorías, en un esfuerzo de más de 300 personas, incluidos arqueólogos, museólogos y exploradores.

El nuevo censo será la base de un futuro “listado del patrimonio aborigen” y es el primer paso para el soñado Atlas Arqueológico Aborigen de Cuba.

“No nos damos cuenta de que el 91 por ciento de la historia de Cuba es aborigen, en presencia humana (…) La historia a la que le damos tanto énfasis es solo el 9 por ciento del tiempo”, dijo Jiménez, recordando que esos grupos llegaron a la isla hace unos 8.000 años y Cristóbal Colón hace 500.

Lo cierto es que la cultura de grupos como los siboneyes, taínos o guanahatabeyes no sobrevivió en Cuba, donde las raíces de su nacionalidad se consideran de origen español y africano.

Jiménez opinó que existe un “caos” en el conocimiento de esos pueblos, empezando por sus denominaciones, e insiste en que para muchas personas la historia del país caribeño comenzó con la conquista española.

Destacó que hay herencias desconocidas por buena parte de la población como el hecho de que en el mundo hispano quedan en uso más de 800 vocablos de origen aruaco, la lengua de los aborígenes antillanos.

Bohío, maíz, hamaca, mamey, caimán, todas son palabras aruacas que los españoles aprendieron en el Caribe, las incluyeron en su lengua y luego las generalizaron en el continente.

Actualmente en Cuba existen algunas comunidades, sobre todo en zonas de su extremo este como en la provincia de Guantánamo, cuyos integrantes muestran rasgos aborígenes.

“Pero levantar una cultura de eso es imposible. Lo que queda realmente en estos grupos es un poco de genética y de elementos visuales físicos, pero no tienen otra cosa”, manifestó Jiménez.

Sin embargo, un reciente estudio genético descubrió que la herencia aborigen está más presente de lo que podría creerse: el 8 por ciento de los genes ancestrales de los cubanos actuales son “amerindios”, mientras que el 72 es de origen europeo y un 20 africano.

Por su parte, los análisis de ADN para indagar sobre las “madres originales” de la población cubana arrojaron que un 34 por ciento es de origen amerindio y un 39 es africano, lo que confirma la mezcla ocurrida desde los primeros años de la conquista.

Históricamente se considera que hubo una rápida aniquilación de los aborígenes cubanos tras 1492, pero Jiménez aseveró que no hubo exterminio aunque “indiscutiblemente se diezmaron”, sufriendo enfermedades y la pérdida cultural que provocó su “reconcentración” en pueblos y haciendas para producir oro.

Los expertos han calculado la presencia de medio millón de habitantes en Cuba en el momento de la llegada de Colón, pero concretar esa cifra requeriría de costosos análisis radiocarbónicos en todos los sitios de interés arqueológico encontrados.

En cualquier caso, el censo ofrecerá mayor conocimiento de los grupos que había en Cuba, dónde se establecieron y de dónde vinieron, completando incluso estudios sobre las vías de comunicación en el Caribe.

“Nuestros aborígenes se comunicaban diariamente con lugares como Haití o Jamaica, en canoa”, apuntó Jiménez. EFEfuturo

 

 

 También te puede interesar:

EFEverde, noticias de medio ambiente, sotenibilidad y periodismo medioambiental

Lifeinfonatur y Activa Red Natura, noticias sobre la red natura 2000 de la Unión Europea
(Sin votaciones)
Cargando…