Inicio / Ciencia / Describen los huesecillos del oído de dos homínidos de hace 2 millones de años

Describen los huesecillos del oído de dos homínidos de hace 2 millones de años

Un grupo internacional de investigadores, con participación española, ha logrado describir los tres huesecillos del oído medio -martillo, yunque y estribo- de dos homínidos fósiles de Sudáfrica de hace dos millones de años y han constatado que muestran una mezcla de rasgos humanos y simios.

Restos fósiles de los huesecillos de Paranthropus robustus. Cortesía de D. DeRuiter.
Esta es la principal conclusión de un trabajo que se publica en la revista PNAS y cuyo primer firmante es Rolf Quam, del departamento de Antropología y la Universidad de Binghamton (EEUU).

El estudio, que también firma el paleontólogo español Juan Luis Arsuaga, se centra en el análisis de la cadena de huesecillos del oído medio de un individuo de Australopithecus africanus y otro de Paranthropus robustus, el primero del yacimiento sudafricano de Sterkfontein y el segundo del de Swartkrans, ambos cercanos.

Se trata de la cadena completa de huesecillos de homínido fósil más antigua jamás recuperada.



Rolf Quam ha explicado a Efe vía correo electrónico que la principal conclusión de este estudio es que tanto los huesecillos de un individuo como otro muestran mezcla de rasgos humanos y simios.

Según ha detallado este científico, el hueso martillo de ambos individuos es humano en forma: “ha cambiado sus proporciones y se asemeja mucho al de los humanos actuales”.

Sin embargo, ha continuado, el yunque y el estribo son como los chimpancés en tamaño y forma.

“La importancia de este trabajo es que se ha demostrado que el martillo es de tipo humano”, ha subrayado Quam, quien ha agregado que como está en ambas especies –Paranthropus y Australopithecus– “lo más probable es que sea algo heredado de un antepasado común”.

Para este investigador, si bien es necesario continuar con análisis en fósiles de épocas más antiguas, “los cambios anatómicos en el martillo pueden constituir un rasgo humano que apareció muy temprano en la evolución, como el bipedalismo”.

Asimismo, ha relatado que existen diferencias anatómicas en los huesecillos de estos antepasados en comparación con los de los humanos actuales, y “posiblemente tenían patrones de audición distintos”.

El martillo, el yunque y el estribo son los huesos más pequeños en el cuerpo humano -su talla máxima no llega al centímetro-.

En la mayoría de los casos se pierden después de la muerte y sus pequeñas dimensiones y fragilidad contribuyen a que no se conserven a menudo, de ahí también la importancia de este trabajo. EFE

 
(Sin votaciones)
Cargando…