Inicio / Ciencia / Descubren que dos genes determinan la calidad de la audición de los humanos

Descubren que dos genes determinan la calidad de la audición de los humanos

La interacción de dos genes, llamados ‘Atoh1’ y ‘Notch’, determina la calidad de la audición de los humanos al regir el destino de las células ciliadas del oído interno, según una investigación realizada por biólogos y físicos del Universidad Pompeu Fabra (UPF) y la Universidad de Barcelona (UB)

Imagen de un dispositivo para personas sordas. EFE/J.M/M.G

Según ha informado la UPF, la investigación, publicada en la revista “Development”, ayuda a comprender cómo se produce el fenómeno de la audición y abre la puerta al diseño de nuevas terapias.
Las células ciliadas del oído interno son elementos indispensables para la audición y la mayoría de los defectos en la audición humana, debidos al sonido estridente, algunos tóxicos o por defectos hereditarios, son consecuencia de la pérdida de estas células, que son las que transforman las ondas sonoras en señales eléctricas para poder ser procesadas por el cerebro.

Estas células sensoriales se organizan en un patrón de dos dimensiones en forma de rejilla o cuadrícula, en la que se alternan con otros tipos de células llamadas ‘de apoyo’, lo cual es crucial para la audición normal.

La manera como las células ciliadas alcanzan su destino y su patrón en el oído interno son claves para estudiar el desarrollo celular y mejorar las terapias regenerativas de la audición.

En la investigación, los dos grupos, codirigidos por Fernando Giráldez, jefe del grupo de investigación en Biología del Desarrollo del Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud (CEXS) de la UPF, y Marta Ibañes Miguez, profesora del Departamento de Estructura y Constituyentes de la Materia de la Facultad de Física de la UB, han utilizado métodos experimentales y computacionales.

Atoh1 y Notch


Así han podido demostrar cómo la interacción entre dos genes, ‘Atoh1’ y ‘Notch’, determina el destino de las células ciliadas y su precisa organización espacial.

El trabajo demuestra que la organización de las células ciliadas generada por el gen ‘Atoh1’ es extraordinariamente robusta, según ha explicado Ibañes.

Según la científica, “el gen ‘Atoh1’ se comporta como el responsable del desarrollo de células ciliadas. Ahora bien, no todas las células que expresan ‘Atoh1’ se diferencian en células ciliadas”.
Los investigadores han explicado que cuando una célula decide convertirse en una célula ciliada, evita al mismo tiempo que las de su entorno se transformen mediante un fenómeno llamado de inhibición lateral, lo cual “resulta en un patrón cartesiano de dos dimensiones en forma de cuadrícula en la que las células ciliadas se alternan con las llamadas células de apoyo, siendo esta ordenación espacial crucial para la audición normal”, ha manifestado Giráldez.

El trabajo muestra igualmente que la organización de las células ciliadas generada por ‘Atoh1’ es extraordinariamente robusta y que esto depende de la autoactivación de ‘Atoh1’.

A diferencia de otros vertebrados, en los mamíferos las células ciliadas no se regeneran después de haber sufrido daños, aunque algunos resultados recientes han mostrado que el bloqueo de la actividad de la proteína ‘Notch’ favorece la regeneración de las células ciliadas en esta especie, lo que apunta a la posibilidad de buscar estrategias para la regeneración de tejidos. EFEFUTURO
(Sin votaciones)
Cargando…