Inicio / Ciencia / Divulgaciencia, una fórmula para acercar a los jóvenes a la investigación

Divulgaciencia, una fórmula para acercar a los jóvenes a la investigación

El Bosón de Higgs, la geometría de la arquitectura y los organismos microscópicos que viven en el agua de lluvia no son temas de conversación habituales entre los adolescentes de hoy en día, pero algunos, curiosamente, sí se saltan el tópico del desinterés de los jóvenes por la ciencia.

Una científica observa unas muestras de cultivos.

EFE/David Aguilar

Existen jóvenes entusiasmados por la ciencia que quieren aprender y, sobre todo, explicar a sus propios compañeros qué hay detrás de conceptos que parecen muy complicados, pero que, para ellos, no lo son.
Ése es el objetivo del programa “Divulgaciencia” que la Fundación Caja Rioja organiza desde hace siete años y que ha sido reconocido por el Gobierno central por su importancia para difundir la ciencia entre los más jóvenes y, sobre todo, incentivar el interés por investigar.

En esta ocasión han sido una veintena de grupos de escolares, de diferentes edades, incentivados por sus profesores, que han desarrollado proyectos de ciencias naturales, relacionados con la energía o con la anatomía, entre otros campos.

En todos los casos, por encima del resultado, el objetivo es incentivar el interés de los jóvenes por la ciencia y demostrarles que no es algo alejado de ellos, ha explicado a Efe uno de los profesores cuyos alumnos han participado en el certamen, Antonio Guillen, del Instituto de Educación Secundaria (IES) Escultor Daniel de Logroño.

Precisamente, él fue testigo de las satisfacciones que los jóvenes pueden obtener al acercarse a la investigación científica, ya que el año pasado tres de sus alumnos ganaron un premio científico convocado por Google y gracias al que viajaron a California.

En este caso, ha “impulsado” a dos grupos de alumnos a sendos proyectos científicos, uno más teórico, llamado “Vida tras la lluvia”, y otro más práctico, denominado “Invasores”.

Cuatro chicas de cuarto de la ESO, Sabina Gangutia, Sara Martínez, Marina Tudelilla y Elena Antón han pasado meses encaramándose al tejado de su instituto para recoger agua de lluvia, primero, y observar cómo surgía la vida en ella, después.

Así, comprobaron en su proyecto cómo el agua de lluvia “arrastra organismos y crea su propio microsistema”, ha explicado Gangutia, y, con ellos, “comenzó la cadena de vida”, ha precisado Tudelilla y, “al observar el agua a través del microscopio, se demuestra cómo nació la vida en el medio acuático”, ha sentenciado Antón.

“Invasores” es un acercamiento a la ciencia mucho más práctico y surgió por la afición a la pesca de uno de sus autores, Josué Solorzarno, que decidió comprobar qué especies de fauna y flora han llegado a La Rioja y han alterado sus ecosistemas.

“Hemos encontrado plantas procedentes de China, animales de Centroeuropa y otras especies de Sudamérica”, ha asegurado Solorzano, quien se sorprendió al comprobar el “daño” que han hecho a las especies autóctonas, “a las que arrinconan” y llevan a la extinción.

El visón europeo y el cangrejo autóctono están cerca de desaparecer de La Rioja por la presión de especies “extranjeras” y también el “percasol”, un pez originario de América del Norte, pero que ya ha invadido todas las cuencas de España, entre ellas, la riojana, y ha mermado la población de otros peces, han asegurado.

Los alumnos del colegio Las Fuentes han elegido un proyecto que une matemáticas, geometría y arte, con el que han “desmenuzado” varios templos barrocos de La Rioja para demostrar como las formas geométricas y las fórmulas matemáticas son la base de su construcción.

“El barroco es una mezcla de formas geométricas”, ha asegurado Álvaro Ortega, uno de los autores del proyecto “La geografía se hace arte en La Rioja”, con el que han descubierto en torres de las iglesias cilindros, octógonos y parábolas, ha explicado su compañero Álvaro Villoslada.

Tres estudiantes de tercero de la ESO del IES logroñés Inventor Cosme García trataron de explicar con su propio lenguaje uno de los conceptos más complicados y a la vez más actual de la ciencia: el Bosón de Higgs.

“Fue la noticia más importante de 2012 y queríamos enseñar a los demás qué es”, ha explicado un entusiasmado Ramiro Ibarzo.

El Bosón “es una partícula que actúa para dar masa a otras partículas”, ha resumido su compañero Diego Amigot, que ha participado también, junto a Ernesto Lanchares, en el diseño de una maqueta del acelerador de partículas, en la que una bola gira a gran velocidad, como lo hacen las partículas en el CERN, en Ginebra. EFE.

ep/alg
(Sin votaciones)
Cargando…