Inicio / Ciencia / El 52,2% de los científicos en el extranjero volvería a España pero no puede

El 52,2% de los científicos en el extranjero volvería a España pero no puede

La mitad de los investigadores españoles que trabajan en el extranjero (el 52,2%) querría continuar su carrera científica en España y no puede hacerlo, principalmente, por razones económicas, y el 25% no regresaría aunque pudiera.

Imagen de unos ratones de laboratorio. EFE Brad Rickerby.

Esta es una de las principales conclusiones de un estudio realizado por la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) en colaboración con el Centro de estudios Financieros (CEF) y la ayuda de varias universidades y centros de investigación españoles.

El estudio, basado en los resultados de una encuesta elaborada con 400 científicos que trabajan fuera de España, analiza el grado de colaboración (o ‘brain gain’) de estos investigadores con el sistema español de I+D+i.
De acuerdo con los datos del informe, el aspecto salarial es uno de los que más peso tiene a la hora de salir de España, ya que, las retribuciones de los científicos españoles en el exterior son “considerablemente mejores que las que reciben los jóvenes investigadores que trabajan en España”.

El 55% de los jóvenes investigadores se encuentra en una banda salarial inferior a los 22.000 euros, una retribución que sólo cobra el 18% de los científicos españoles que trabajan fuera de España.

De hecho, el salario más frecuente entre los que realizan su actividad en el extranjero ronda los 40.000 euros, un porcentaje que sólo perciben en 1,7% de los científicos empleados en España.

Pese a todo, las retribuciones no son el principal motivo a la hora de marcharse, según el investigador principal del estudio y profesor del UDIMA, Pedro Aceituno.

Motivos para marcharse


El 53% de los encuestados abandonó España para continuar su carrera científica obligado por la falta de puestos de trabajo adecuados a su perfil, y el 37,5% por “la falta de oportunidades laborales”, en general, según Aceituno.

La tercera causa más mencionada para abandonar España es la falta de reconocimiento en su currículum (el 28,2%), seguida de otros motivos como la realización de estudios doctorales en el extranjero (26,4%), la falta de financiación económica (26%) y un salario no acorde con la formación y las expectativas (24,5%).
En el otro lado de la balanza, las causas más citadas a la hora de escoger destino fueron las expectativas laborales y económicas (45,6%), la posibilidad de establecer redes y contactos para trabajar con investigadores de prestigio (40%), una mayor productividad científica (32%), y la perspectiva de adquirir proyección y reconocimiento internacional (29%).

Respecto al grado de colaboración (o ‘brain gain’) de estos investigadores con otros colegas extranjeros o instituciones científicas internacionales, el 69,7% de los encuestados valoró esta cooperación con 6 o 7 puntos (7 es la puntuación máxima), un porcentaje que en el caso de investigadores o instituciones españolas baja al 11%, según Aceituno.

Estos datos ponen de manifiesto que los países en los que trabajan los científicos españoles promueven la colaboración entre investigadores, algo que en España “no pasa”.

Además, según este profesor, los motivos que dificultan el regreso a España de los científicos en el exterior también es “muy útil para extraer conclusiones y mejorar el sistema de I+D+i nacional”.

El 95% de los encuestados volvería si en España hubiera más financiación económica para proyectos; el 92% si tuviera más oportunidades laborales; el 85% regresaría si el salario estuviera acorde con su formación y expectativas, y el 80% si pudiera continuar con su carrera científica. EFEFUTURO
(Sin votaciones)
Cargando…