Inicio / Ciencia / El ébola, un nuevo reto para los sistemas de salud de zonas no endémicas

El ébola, un nuevo reto para los sistemas de salud de zonas no endémicas

El ébola está planteando un nuevo reto para los sistemas de salud de zonas no endémicas como España, un virus precedido en la últimas décadas de otras patologías infecciosas para las que tampoco hay aún tratamiento.

primer contagio de ebola

Imagen del virus del ébola. EFE/NIH

Entre ellas figuran el dengue, el chagas, el chikungunya y la leishmaniasis, a las que se suman pandemias actuales como el sida y otras ocurridas en el pasado como la peste negra, la gripe española y la viruela.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) destaca entre las principales patologías infecciosas, sobre todo por su riesgo potencial de contagio en viajes de turismo, las siguientes:

1.- Chikungunya: es una infección viral transmitida por mosquitos. Dos importantes vectores son Aedes aegypti y Aedes albopictus, que transmiten también el virus del dengue. Se produce en el África subsahariana, el sudeste asiático y las zonas tropicales del subcontinente indio. En España se han dado casos importados de viajeros, aunque ninguno de gravedad importante.

No tiene tratamiento curativo y el tratamiento se centra en el alivio de los síntomas.

A partir de 2004 alcanzó proporciones epidémicas y se ha detectado en casi 40 países de Asia, África, Europa y América.

2.- Chagas: es una enfermedad parasitaria endémica de Latinoamérica, donde hay unos ocho millones de personas infectadas, especialmente en Bolivia, donde el 10 % de la población padece esta patología. Está causada por el parásito Trypanosoma cruzi.

La inmigración ha provocado que también se den casos en Europa, y en España se calcula que hay entre 50.000 y 70.000 personas infectadas.

3.- Dengue: es transmitido principalmente por el mosquito Aedes Aqgypti, que pica durante las horas diurnas. No se produce transmisión de persona a persona. Los monos actúan como huésped reservorio en el sudeste asiático y en África occidental.

En España no se ha detectado ningún caso de dengue autóctono por el momento, aunque sí se han producido casos de dengue autóctonos en países europeos, como el ocurrido en 2012 en Madeira (Portugal).

No hay una vacuna específica contra el dengue ni tratamiento con antivirales. Está indicado el paracetamol para bajar la fiebre.

4.- El paludismo está causado por un parásito denominado plasmodium que se transmite a través de la picadura de mosquitos infectados. En el organismo humano, los parásitos se multiplican en el hígado y después infectan los glóbulos rojos. Al contrario que en los anteriores casos, el paludismo es prevenible y curable.

La malaria fue erradicada en España en 1964, pero no significa que en los hospitales no se trate la enfermedad. En el país se diagnostican unos 200 casos importados al año.

En las dos últimas décadas, sólo el hospital Carlos III de Madrid ha atendido a más de 1.400 casos, la mayoría por contagios en viajes de turismo.

5.- Leishmaniasis: la infección se produce por la picadura de moscas de la arena o flebotomos hembras. Los perros, roedores y otros mamíferos, incluidos los humanos, son huéspedes reservorios.

Su amplia distribución geográfica incluye la región mediterránea.

En España la incidencia humana es de unos 150 casos anuales, aunque la tasa de infección subclínica se sospecha supera ampliamente esas cifras. Se trata de una de la patologías considerada por la OMS como olvidada, con dos millones de personas afectadas cada año entre 90 países.

Otra pandemias de muy diferente naturaleza es el sida o las registradas en siglos pasados como la gripe española.
Según el Programa de Naciones Unidas sobre el Sida, Onusida, hay alrededor de 35,3 millones de personas infectados con el virus VIH en el mundo, y África es el continente que sufre la situación más grave, con 25 millones de afectados.

Desde que en 1981 se declarara la epidemia de sida, en España se han notificado más de 83.000 casos.

A todas estas epidemias globales se suman aquellas ya erradicadas y que en los dos últimos siglos han causado millones de muertes, como el cólera, la viruela y la gripe española.

Esta última causó 25 millones de fallecimientos en los primeros seis meses de la primera guerra mundial; la aglomeración de las tropas facilitó su rápida extensión. EFE
(Sin votaciones)
Cargando…