Inicio / Ciencia / 425 años bajo la ría de Ferrol

425 años bajo la ría de Ferrol

Naufragó el 8 de diciembre de 1588 tras fracasar la campaña militar para derrocar a la reina de Inglaterra, después de que el navío regresara tocado a las aguas del puerto coruñés de Muros.


Un temporal lo lanzó contra el litoral


Un temporal lo lanzó contra el litoral ferrolano cuando iba camino de A Coruña para ser reparado y se cree que se fue a pique en la ensenada de Cariño, en la entrada de la ría de Ferrol.

Esa es la historia del buque “La Ragazzona”, que acabó reposando en el fondo de la ría gallega después de ser uno de los galeones artillados de mayor envergadura de su época. Un investigador de la Facultad de Historia de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), David Fernández Abella, lidera ahora un proyecto de arqueología submarina para localizar los restos del buque, corroborar su procedencia y documentar el hallazgo como patrimonio histórico.


Crónicas de la época


Las crónicas de la época cuentan que “La Ragazzona” capitaneaba la Escuadra de Levante de la Gran Armada y los historiadores suponen que el monarca español alquiló el navío a la República de Venecia para aumentar su flota, la “mal llamada Invencible“.
Era un buque muy grande para la época, de cerca de 40 metros de eslora, y con varias filas de cañones. Regresó del canal de la Mancha tocado por los combates navales y circunnavegó las costas de Irlanda hasta la ría de Muros, al sur de A Coruña, donde tenía que ser reparada.


Sin ancla ni velas


Sin ancla ni velas, el temporal la arrastró desde A Coruña hasta las costas de Ferrol, a unos doce kilómetros, donde encalló entre las rocas y después se hundió.
Un equipo de investigadores del departamento de Arqueología de la USC con el apoyo de la unidad de buceo de la Armada en la base naval de A Graña (Ferrol) y de la empresa coruñesa de arqueología acuática Argos se han sumergido esta semana en las frías aguas de la ría para buscar su rastro y pruebas que permitan poner al descubierto lo que queda del galeón.
Los trabajos, “modestos y autofinanciados”, según Fernández Abella, comenzaron el pasado lunes y se prolongarán hasta el viernes con dos equipos de siete buzos.


Ya han localizado restos de artillería


En las primeras inmersiones ya han localizado restos de la artillería -grandes cañones- de lo que, casi con toda probabilidad, fue “La Ragazzona”. Los sitúan en la bocana de la ría, a una profundidad de entre 7 y 12 metros, aunque su cautela científica les impide afirmar, por ahora, que se trate del mismo galeón, en espera de que los análisis posteriores puedan confirmar esa hipótesis.

El equipo de arqueólogos no prevé retirar ninguna pieza y el trabajo se centrará en localizar, estudiar y documentar los restos.
Los investigadores lamentan no haber todavía hallado elementos de cerámica que permita datar con mayor precisión los restos del buque, para compararlos con otros de la Gran Armada hundidos en la costa irlandesa.
“Necesitamos tiempo para identificar la totalidad de los restos”, señaló Fernández Abella, quien confía en que se pueda probar que corresponden a ese galeón. El lugar del naufragio será un punto de interés arqueológico en la ría de Ferrol catalogado en el futuro por la Dirección general de Patrimonio de la Xunta.
El comandante de la unidad de buceo de la Armada en Ferrol, con base en la estación naval de A Graña, Avelino Ríos, se mostró en una conferencia de prensa hoy “encantado” de colaborar con arqueólogos subacuáticos para localizar “los restos del posible pecio de la Armada Invencible“.


El Ministerio de Defensa también colabora


El Ministerio de Defensa aporta al proyecto “medios y personal”, incluidas embarcaciones, recarga de botellas de oxígeno y buceadores como parte de esa iniciativa. Un acuerdo entre los ministerios de Defensa y Cultura faculta a la Armada para la vigilancia de los espacios marítimos y la protección del patrimonio subacuático.
lbh/xb/jrr
(Sin votaciones)
Cargando…