Inicio / Ciencia / El origen del virus del SARS, en los murciélagos de herradura de China

El origen del virus del SARS, en los murciélagos de herradura de China

Una organización científica cree que el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), que provocó una pandemia en 2002 y unas 800 muertes, pudo proceder de los murciélagos de herradura de China, según publica hoy la revista “Nature”.

 

Fotografía de archivo facilitada hoy jueves 9 de agosto de 2007 que muestra a un Murciélago pequeño de herradura en Dresde, Alemania. EFE/ KLAUS BOGON

EFE/ KLAUS BOGON

El equipo, liderado por el estadounidense Peter Daszak, de la organización científica internacional EcoHealth Alliance, analizó 117 muestras fecales de murciélagos de herradura -llamados así porque sus orificios nasales están rodeados por una membrana en forma de herradura- de Yunnan, al sur de China, y comprobó que 23 de ellos portan el virus que provoca el SARS.

Se sabía con anterioridad que los murciélagos podían ser reservas naturales de diversos coronavirus, pero “nunca antes se había aislado uno y se había demostrado que podía ser progenitor directo del SARS”, según el estudio.

Para que un coronavirus sea considerado antecesor directo del virus que causa el SARS tiene que compartir “sus características filogenéticas” y sus proteínas deben utilizar como receptor celular la enzima convertidora de angiotensina (ECA), empleada por los humanos para incrementar la acción vasoconstrictora y producida en el sistema nervioso central, los riñones y el pulmón.

Los coronavirus descubiertos en los murciélagos comparten el 99 % de las características del genoma del virus del SARS y el 100 % de su secuencia de aminoácido, lo que permite deducir que “esos murciélagos de China son capaces ahora mismo de infectar a la gente”, advirtió Daszak.

Además de constatar que los virus comparten casi la totalidad de la secuencia genética con los SARS, los científicos descubrieron que utilizan la ECA humana como puerto de entrada de células, lo que se considera “sello identificativo de su propagación cruzada por todas las especies”.

“Si hubiéramos sabido en 2002 que los murciélagos eran el origen, podríamos haberlos eliminado y advertir a las personas que los cazaban”, explicó a Efe Daszak, quien precisó que se podría haber evitado así la pandemia.

Para evitarlo, es preciso dirigir los programas de control a las personas que tienen más riesgo de infección, “las que están en la primera línea de una nueva posible pandemia”, explicó.

El SARS -una enfermedad contagiosa con un alto índice de mortalidad que puede afectar a diferentes órganos del cuerpo, provocar neumonía y fallo renal y matar las células rápidamente- es considerado uno de los “problemas de salud pública más importantes de la historia reciente”, según el informe.

El peligro que suponen síndromes como el SARS o el Síndrome Respiratorio Coronavirus de Oriente Medio (MERS-CoV), del que se han detectado 136 casos desde septiembre de 2012, según la OMS, demuestra que “estos tipos de coronavirus son una amenaza muy importante para la salud pública”.

Daszak explicó que hay que utilizar el virus aislado para crear vacunas y medicinas “que prevengan tanto del SARS como de cualquier coronavirus similar” y “ser muy cuidadosos en el contacto con los murciélagos ya que, si portan estos peligrosos virus, es muy arriesgado cazarlos, matarlos y comerlos, e incluso dejarlos vivir libremente”.

El estudio, para el que se utilizaron 117 muestras fecales recogidas entre abril de 2011 y septiembre de 2012, sirve para “confirmar la importancia de utilizar los programas de investigación de patógenos que estudian los focos calientes de enfermedades emergentes como una estrategia para evitar pandemias”, señaló. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…