Inicio / Ciencia / Encuentran entierros prehispánicos de hace 1.500 años en suroeste de México

Encuentran entierros prehispánicos de hace 1.500 años en suroeste de México

Arqueólogos mexicanos han descubierto una serie de entierros con una antigüedad de 1.500 años en el municipio de Villa de Álvarez, en el estado de Colima, suroeste de México, ha informado el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Osamenta de un niño menor de un año. Foto: arqueólogo Marco Zavaleta, INAH.

Los especialistas mexicanos señalaron que desde hace 27 años se han realizado más de 80 salvamentos arqueológicos en la zona conurbada del valle de Colima, donde han encontrado vestigios de una ocupación humana desde hace 3.000 años.

El instituto indicó en un comunicado que, en una superficie de 10 hectáreas, los arqueólogos encontraron evidencias de actividades humanas entre el año 600 a.C. al 600 d.C., conocidas por los expertos como fase Ortices y Colima, debido a los nombres de esos sitios.
El arqueólogo Marco T. Zavaleta explicó que se excavaron 160 pozos de sondeo, de los cuales se ampliaron 13 de ellos, y en un par de estas áreas se recuperó la mayor cantidad de materiales, principalmente de enterramientos humanos, “algunos acompañados por restos óseos de perros”.

Preciso que aunque la mayor parte del material cerámico encontrado corresponde a una fase de ocupación anterior, los entierros muestran que la zona fue ocupada nuevamente entre los años 400 y 600 d.C.

“Para estas etapas tempranas de ocupación sedentaria es difícil encontrar vestigios arquitectónicos bien conservados, aún así algunos contextos como los enterramientos permiten aproximarse a la vida cotidiana de quienes fueron los antiguos pobladores del valle de Colima”, explicó el arqueólogo.

En una excavación los expertos encontraron a escasos 30 centímetros de profundidad unos alineamientos de piedra, que son parte de los cimientos de una casa habitación, y “próximos a éstos, los restos óseos de tres perros, con que fueron acompañados algunos entierros humanos”, señaló.

Más adelante se descubrió los restos óseos de ocho individuos en posición fetal y orientados hacia el este, así como restos esparcidos de otras osamentas humanas, que muestran “la reutilización de este espacio con fines funerarios”.

Los entierros se hacían en cistas de piedra, un espacio formado por cuatro lajas dentro del cual se depositaba el cuerpo del difunto y se cubría con piedras, muy similares a todas las antiguas culturas del mundo.
En una de estas cistas se localizaron los restos de dos individuos adultos y a cincuenta metros otras cistas con los huesos de cinco niños, uno de los cuales tenía un collar compuesto de 13 colmillos (al parecer de jabalí), en tanto que otro de los restos estaba rodeado con piedras de un mineral rojo.

Los expertos continuarán las excavaciones para conocer más del desarrollo urbano de esta zona, precisó el comunicado. EFEFuturo
(Sin votaciones)
Cargando…