Inicio / Ciencia / El ‘beso’ final de dos estrellas

El ‘beso’ final de dos estrellas

EFEFUTURO.- Un equipo internacional de investigadores ha descubierto un nuevo sistema estelar doble en el que sus dos estrellas están tan cerca la una de la otra que se tocan y comparten material, y ambas podrían dirigirse hacia un final dramático.

En esta ilustración vemos a VFTS 352, el sistema estelar doble más caliente y masivo descubierto hasta la fecha donde los dos componentes están en contacto y comparten material. ESO/L. Calçada.

Así, se podrían fundir para crear una sola estrella supergigante o acabar formando un agujero negro binario.

Estas son algunas de las principales conclusiones de un estudio que publica la revista Astrophysical Journal, en el que por parte española han participado investigadores del Centro de Astrobiología (CAB, centro mixto del CSIC y del INTA, Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial) y del Instituto de Astrofísica de Canarias.

El hallazgo de este sistema binario en el que sus dos estrellas comparten materia ha sido posible gracias al telescopio VLT (Very Large Telescope) de Chile, del Observatorio Europeo Austral (ESO).

El sistema estelar se denomina VFTS 352 y está situado a unos 160.000 años luz de distancia en la Nebulosa de la Tarántula.
Según una nota del ESO, este par de jóvenes estrellas se encuentra entre los objetos más extremos y extraños jamás encontrados.

Y es que este sistema está formado por dos estrellas muy calientes, brillantes y masivas -orbitan entre sí en poco más de un día- y sus centros están separados por sólo 12 millones de kilómetros.

De hecho, según el ESO, las estrellas están tan cercanas que sus superficies se superponen y se ha formado “un puente” entre ellas.

VFTS 352 no es sólo la más masiva conocida en esta pequeña clase de binarias de contacto -tiene una masa combinada de cerca de 57 veces la del Sol- sino que también contiene los componentes más calientes, con temperaturas superficiales que superan los 40.000 grados Celsius.

Miriam García, del CAB y una de las firmantes de este artículo, ha explicado a Efe que todas las estrellas masivas son especiales: “hay sistemas en los que las estrellas están en contacto y sistemas, aún más exóticos, en los que además las estrellas comparten material”.
“VFTS352 es un sistema en el que dos estrellas masivas se tocan y además comparten material. Sólo conocemos cuatro en todo el Universo y, con diferencia, VFTS352 es el que tiene las estrellas más masivas”, ha dicho esta investigadora.

Ambas estrellas tienen un tamaño casi idéntico y se estima que entre ellas comparten cerca del 30 % de su material.

“VFTS 352 es el mejor de los casos encontrados hasta ahora de estrella doble masiva y caliente que presenta este tipo de mezcla interna”, ha apuntado el autor principal de este trabajo, Leonardo A. Almeida, de la Universidad de São Paulo, Brasil: “Como tal, es un descubrimiento fascinante e importante”, ha dicho en la nota de ESO.

Destino catastrófico


Los astrónomos predicen que VFTS 352 se enfrentarán a un destino catastrófico que puede acabar de dos maneras: el primer resultado potencial es la fusión de las dos estrellas, que probablemente produciría una única estrella supergigante de rotación rápida y, posiblemente, magnética.

“Si sigue girando rápidamente podría terminar su vida como una de las explosiones más energéticas del Universo, conocida como un estallido de rayos gamma de larga duración (LGRB, en sus siglas en inglés)”, ha relatado por su parte el científico que lidera el proyecto, Hugues Sana, de la Universidad de Lovaina (Bélgica).

La segunda posibilidad es que las componentes acaben sus vidas como explosiones de supernova, formando un sistema binario cercano de agujeros negros (un nuevo camino evolutivo completamente diferente de las predicciones de la evolución estelar clásica).

Probar la existencia de este segundo camino evolutivo sería un gran avance observacional en el campo de la astrofísica estelar.

Importante descubrimiento


Para García, este descubrimiento es importante por varias cosas: hasta la fecha se desconoce cómo se pueden formar las estrellas muy masivas, de más de 50 masas solares. Uno de los posibles mecanismos de formación que se contemplan es que se formen por fusión de dos estrellas más pequeñas, pero “hasta la fecha carecíamos de ejemplos reales como el que ofrece VFTS 352″.

“Podremos alimentar las simulaciones informáticas de los modelos de fusión con los datos reales que vamos a obtener de VFTS 352”.

Por otro lado, los LGRB se detectan en el Universo más primitivo y dan información indirecta de cómo son las estrellas y las galaxias en una época más temprana.

“Gracias a VFTS 352 podremos estudiar un poco más la física de los LGRB y entender mejor la información que nos llega del Universo lejano”. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…