Inicio / Ciencia / Eudald Carbonell: Seguro que el Antecessor también jugaba

Eudald Carbonell: Seguro que el Antecessor también jugaba

El codirector de Atapuerca Eudald Cabonell ha afirmado hoy que el juego es algo “intrínseco” a la especie humana y, en su opinión, “seguro que el Homo Antecessor también jugaba” hace un millón de años, aunque lo haría con “piedras y palos” que no se pueden rastrear en la actualidad.

Exposición con 800.000 piezas de "Lego" y más de 600 figuras que recrean los yacimientos de Atapuerca y otras escenas de la evolución. Foto cedida por el MEH.
Carbonell ha realizado estas declaraciones a los periodistas en la inauguración en el Museo de la Evolución Humana (MEH) de Burgos de una exposición realizada con 800.000 piezas de “Lego” y más de 600 figuras que recrean los yacimientos de Atapuerca o el propio museo, además de otras escenas de la evolución desde los dinosaurios a la actualidad.
El codirector de Atapuerca ha señalado la importancia de incluir el juego, en este caso con piezas de “Lego”, en la divulgación de la evolución humana porque, a fin de cuentas, “el juego es la forma como aprendemos los humanos a socializarnos”.

Carbonell ha afirmado que el juego es algo “intrínseco” al ser humana como otros mamíferos que “juegan para aprender” y ha recordado que hay yacimientos del paleolítico medio donde muchos hallazgos se identifican como juguetes.

Para el codirector de Atapuerca, “el juego forma parte de la evolución” y está seguro de que el homo antecessor, el europeo más antiguo encontrado en la sierra burgalesa, también jugaba aunque será difícil encontrar restos en los yacimientos ya que “seguramente lo haría, como mi hijo hace ahora, con palos y piedras” o cualquier cosa que se encontrase en su entorno.

El propio Eudald Carbonell forma parte de la exposición “L-Evolución” donde ha sido representado incluso con su inseparable salacot y colocado en la entrada de la recreación del Museo de la Evolución Humana junto a los otros dos codirectores de los yacimientos, José María Bermúdez de Castro y Juan Luis Arsuaga.
El MEH, cuya recreación se prolonga hasta el río Arlanzón e incluso la cercana plaza del Cid Campeador, es uno de los diez dioramas que componen esta muestra en cuya construcción han trabajado unas treinta personas durante seis meses.

Javier Campo, miembro de la Asociación Cultural de Aficionados a las construcciones “Lego” de España (ALE!) ha explicado que se trata de un trabajo “exclusivo” que comenzó con la visita a los yacimientos de Atapuerca para conocer in situ y tomar fotografías de los espacios que pretendían recrear para el MEH.

En este sentido, ha señalado que su trabajo está basado “investigación científica” y cuidan cada detalle como la locomotora que aparece en las excavaciones de la llamada “Trinchera del Ferrocarril” que es un modelo que realmente utilizó la compañía que pretendía explotar la mina cuyo trabajo permitió descubrir los yacimientos de Atapuerca.

Campo ha manifestado que para la asociación ha sido un “honor” trabajar en este proyecto y realizar por primera vez un diorama de un yacimiento como Atapuerca de donde se recrea, entre otras cosas, la Sima de los Huesos con oso incluido.

Este viaje por la evolución construido con piezas LEGO comienza con la formación del fondo marino donde pudo surgir la vida, sigue con los dinosaurios, los yacimientos de Atapuerca y el MEH, e incluye también otras escenas de la época romana o la invasión napoleónica vista a través de la Batalla de Gamonal ocurrida en Burgos.

Campo ha explicado que en cada una de estas escenas hay personajes que “se han perdido” y están en el diorama equivocado de modo que, encontrarlos se plantea como un juego de agilidad visual que tendrá premio. EFEfuturo

 
(Sin votaciones)
Cargando…