Inicio / Ciencia / Descubren fósiles de tetrápodos cerca de la Antártida

Descubren fósiles de tetrápodos cerca de la Antártida

Un equipo internacional de científicos ha descubierto fósiles de tetrápodos de unos 350 millones de años de antigüedad en una región cercana a la actual Antártida, lo que contradice la teoría de que esos seres vivos evolucionaron en ambientes cálidos, según un estudio publicado en Science.

Siluetas de tetrápodos devónicos que muestran (en verde) las posiciones de vida de los huesos de los tetrápodos
recuperada de la granja Waterloo.
[Fotografía: P.E. Ahlberg, Universidad de Uppsala]

Hasta ahora, numerosas investigaciones habían hallado vestigios de estos seres primitivos en regiones tropicales, por lo que la hipótesis extendida en la comunidad científica daba por hecho que tenían origen en esos climas calientes.

Sin embargo, los investigadores de la Universidad de Witwatersrand en Johannesburgo (Sudáfrica) encontraron dos fósiles de tetrápodos en ese país, cerca de latitudes polares.

Este último descubrimiento insinúa que estos animales de cuatro extremidades estaban más extendidos por la faz de la Tierra durante sus primeras etapas de evolución.

Además, este hallazgo significa que los expertos en esta materia deberán ampliar el espectro de entornos en los que se considera que existieron los primeros tetrápodos y realizar nuevas indagaciones.

Siluetas de tetrápodos devónicos recuperados de la granja Waterloo. [Fotografía: P.E. Ahlberg, Universidad de Uppsala]


El autor principal de este estudio, Robert Gess, y su equipo describieron a los fósiles Tutusius umlambo y Umzantsia amazana, dos vestigios que fueron recuperados en Waterloo Farm, un sitio arqueológico cerca de Grahamstown, al sureste de Sudáfrica.

Próximos a la Antártida


Teniendo en cuenta cómo los continentes han cambiado a lo largo del tiempo, los autores determinaron que estos dos animales vivían en una latitud de aproximadamente 70 grados hace unos 350 millones de años, cerca de lo que hoy es Antártida.

Gess explicó que la abundancia y el tipo de plantas presentes en esa región “descartan las posibilidades de que los dos tetrápodos vivieran en un clima verdaderamente polar”.

No obstante, la proximidad de los restos al polo sur implica que soportaron varios meses de completa oscuridad invernal.

“La presencia de tetrápodos en un entorno así plantea la cuestión de si los entornos de alta latitud jugaron un papel distintivo en la transición evolutiva entre peces y animales de cuatro extremidades”, concluyó Gess. EFE
(Sin votaciones)
Cargando…