Inicio / Ciencia / Hallan una proteína que favorece la pérdida de masa muscular

Hallan una proteína que favorece la pérdida de masa muscular

Científicos del Instituto de Investigación Biomédica (IRB) de Barcelona han descubierto que la proteína DOR favorece la pérdida de masa muscular en ratones, lo que abre la posibilidad de hallar una diana terapéutica para prevenirla y combatirla, sobre todo en enfermos de sarcopenia y caquexia.

Antonio Zorzano, del IRB (imagen facilitada por el centro).

Según ha informado el IRB, la pérdida patológica de masa muscular es un grave problema biomédico que actualmente no tiene tratamiento adecuado.

Los principales afectados son las personas mayores a través del diagnóstico de sarcopenia, y los enfermos de cáncer, sida u otras enfermedades infecciosas que desarrollan caquexia.

Antonio Zorzano, del IRB (imagen facilitada por el centro). 


El estudio del IRB, liderado por el catedrático de Bioquímia y Bilogía Molecular de la Universidad de Barcelona, Antonio Zorzano, ha sido publicado en la revista “Journal of Clinical Investigation”.

En la investigación, los científicos relacionan la actividad de la proteína DOR con la pérdida de masa muscular y la señalan como una diana plausible contra la que desarrollar un fármaco para prevenir el deterioro de los músculos bajo condiciones patológicas específicas.

DOR (Diabetes and Obesity Regulated general), también llamada TP53INP2, es una proteína involucrada en autofagia, un proceso que funciona como control de calidad dentro de las células para que se mantengan sanas.

Los investigadores han comprobado que cuando aumentan la expresión de DOR en músculo de ratones diabéticos aumenta la autofagia, lo que favorece la pérdida de masa muscular en los ratones.

La ventaja para desarrollar un inhibidor contra DOR es que la autofagia, que es necesaria para la salud celular, no quedaría totalmente inhabilitada sin esta proteína porque DOR no es esencial para la autofagia sino que actúa como un acelerador.

Así, según los científicos, la inhibición de DOR sólo la reduciría parcialmente porque otras moléculas involucradas continuarían funcionando normalmente, manteniendo los niveles de autofagia en un rango beneficioso para las células.

“Si se pudiera tratar a los pacientes de sarcopenia y caquexia, o en riesgo de padecerlas, mediante un fármaco que inhibe DOR, podríamos frenar o prevenir la pérdida de masa muscular”, ha explicado Zorzano, que es el jefe del laboratorio en Enfermedades Heterogénicas y Poligénicas del IRB, centrado en el estudio de la diabetes y la obesidad.

Zorzano ha destacado que otra derivada del estudio responde a una incógnita biomédica relacionada con la diabetes.

Los médicos no entendían por qué los diabéticos de tipo 2, que son los enfermos que generan resistencia a la insulina o tienen muy poca, son capaces de mantener o minimizar la pérdida de masa muscular respecto a los diabéticos de tipo 1, que no generan insulina y que claramente pierden músculo esquelético.

Los investigadores del IRB han demostrado que la DOR está reprimida en las células musculares de modelos animales diabéticos de tipo 2 y esta represión de DOR permitiría conservar la masa muscular.

David Sala, imagen cedida por el IRB. 

 


“Interpretamos esta represión natural de DOR como un mecanismo adaptativo del músculo para preservar la masa muscular, que permite a los diabéticos de tipo 2 mantener una fuerza muscular mejor”, ha señalado David Sala, investigador del IRB y que ha iniciado recientemente una estancia postdoctoral el Sanford – Burnham Medical Research Institute, en La Jolla, California.

Aparte de trabajar con ratones, los científicos han hecho los experimentos con biopsias de músculo esquelético de pacientes con diabetes y de personas resistentes a la insulina gracias a la colaboración con grupos clínicos de la Université Lyon 1 (Francia), y de la Universidad Médica de Byalistok (Polonia), que también han participado en el estudio. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…