Inicio / Ciencia / Ingenieros españoles desarrollan un puente inflable que resiste veinte toneladas

Ingenieros españoles desarrollan un puente inflable que resiste veinte toneladas

Investigadores del Centro Internacional de Métodos Numéricos en Ingeniería (CIMNE), un consorcio entre la Generalitat y la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC), han desarrollado un puente inflable que puede cargar hasta 20 toneladas y que se despliega en sólo 8 horas, cinco veces más rápido que infraestructuras similares.

Un puente inflable que puede cargar hasta 20 toneladas Foto de la CIMNE

Javier Marcipar, el director general de CIMNE Tecnología y fundador de Build Air, la empresa que comercializará el puente, ha explicado a los medios que la construcción, diseñada para casos de inundaciones y emergencias, mide 14 metros y pesa 5 toneladas, “tres veces menos que otro puente de similares características.

La estructura ha sido construida gracias a la eliminación de “todo lo que sea acero de un puente y que se pueda reemplazar por elementos textiles”, como un tubo inflado con presión de aire que sustituye los elementos metálicos de las vigas” o una cinta textil que suple a la capa inferior del puente, ha señalado Marcipar.

Hasta ahora se habían desarrollado puentes de fibra de carbono y de aluminio, ha informado Marcipar, quien ha agregado que “éste es mucho más ligero y fácil de montar”.

“También lo hemos hecho modular, separado en partes que pesan menos de 150 kilos”, de forma que no se precisa maquinaria pesada para montarlo, sino que pueden hacerlo ocho personas con facilidad.

La estructura, que se ha presentado hoy ante el Born Centre Cultural de la capital catalana, es un prototipo en el que trabajan científicos desde hace dos años y que llegará al mercado en 8 meses, cuando desarrollen los sistemas que despliegue y la estructura se homologue.

Según ha informado el CIMNE, se trata de uno de los puentes inflable más ligeros y resistentes del mundo, fabricado con un tejido de alto rendimiento que ha sido desarrollado por científicos del CIMNE y que comercializa la ‘spin-off’ catalana BUILDAIR.

El puente tiene dos vigas de catorce metros de longitud y pesa cinco toneladas, siete veces menos que puentes con la misma resistencia y capacidad.

Según sus desarrolladores, para poder desplegarlo sólo hace falta un equipo de ocho personas, sin necesidad de maquinaria pesada y una vez instalado resiste el paso de un camión de hasta veinte toneladas de peso.
Este puente es un ejemplo de la tecnología avanzada en estructuras hinchables que ha desarrollado el CIMNE, que es también un referente internacional en el estudio de riesgos naturales, han destacado fuentes del centro de ingeniería.

Marcipar ha puesto de relieve que “cuando hay una emergencia, los primeros que llegan a restituir las comunicaciones son los ejércitos, que tienen que mover una increíble cantidad de peso y de equipos para montar un puente”.
Por este motivo, “optimizar entre 5 y 6 veces el tiempo de montaje, el peso y el volumen de un puente tiene un impacto muy importante en el sector de las emergencias”, ha concluido.
La presentación de esta construcción se ha enmarcado en la primera Conferencia CERCA, la institución que aglutina 46 centros de investigación de Cataluña, de los cuales, ha anunciado su director, Lluís Rovira, “el 50 % ya está creando empresas a partir de sus productos”. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…