Inicio / Ciencia / El INTA estudia la función de yodo, bromo y mercurio en ozono de las capas bajas

El INTA estudia la función de yodo, bromo y mercurio en ozono de las capas bajas

El Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) lidera un proyecto que incluye el estudio durante el mes de julio en Tenerife de la función que halógenos como el yodo y el bromo, y elementos como el mercurio, desempeñan en el ozono de las capas bajas de la atmósfera.

Imagen de satélite en 2006 por la NASA de la capa de ozono de la tierra sobre la Antártida. EFE/NASA

Imagen de satélite en 2006 por la NASA de la capa de ozono de la tierra sobre la Antártida. EFE/NASA

Se trata del proyecto AMISOC, financiado por el plan español de I+D+i, que durante este mes se llevará a cabo con la campaña Tenerife-2013 con el objetivo de mejorar el conocimiento de los componentes minoritarios de la atmósfera que afectan a la química del ozono, se indica en un comunicado del INTA.
El yodo y el bromo, emitidos por la superficie de los océanos en pequeñas cantidades, actúan como eficientes agentes destructores del ozono que está de forma natural en las capas bajas de la atmósfera terrestre.

Añade que está probado que, a pesar de su baja concentración, el bromo y el yodo mantienen el ozono en un nivel mucho más bajo del que tendría en caso de no producirse reacciones con esos halógenos, pero se sabe poco de la concentración de esas especies en la atmósfera, su distribución espacial y, sobre todo, su distribución con la altura y su efecto durante las tormentas de polvo.

Por medio de la campaña Tenerife-2013 del proyecto Amisoc se pretende encontrar la respuesta aprovechando la orografía de la isla, que, según el INTA, es un lugar privilegiado para este tipo de estudios, que permite medidas entre el nivel del mar y el pico del Teide, a 3.800 metros de altitud.

Para realizar el estudio el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial ha desplegado instrumentación a varias alturas para buscar respuestas, y combinará instrumentos en tierra y mediciones aéreas.

Así, y teniendo en cuenta la frecuencia de entrada de tormentas de arena del área del Sahara, se medirá la distribución de partículas en el aire desde una estación costera y su distribución vertical con el avión C212 del INTA, en vuelos compartidos con el KIT (Instituto Tecnológico de la Universidad de Karlsruhe, Alemania).

También se medirán partículas en suspensión en el rango nanométrico, en un proyecto en el que colaboran el Centro Atmosférico de Izaña (Aemet) con apoyo logístico y meteorológico; el Instituto de Química Física Rocasolano del CSIC con modelos y observaciones de halógenos y la Universidad de Manitoba (Canadá), que medirá también mercurio elemental. EFE
(Sin votaciones)
Cargando…