Inicio / Ciencia / Izpisúa propone usar embriones de cerdo para cultivar células madre humanas

Izpisúa propone usar embriones de cerdo para cultivar células madre humanas

El bioquímico Juan Carlos Izpisúa, del Instituto Salk de La Jolla (California, EEUU), plantea la posibilidad de introducir células madre humanas en embriones de cerdo para obtener otras células que puedan usarse para trasplantes, salvando así los problemas que tiene este proceso en el laboratorio.

El bioquímico Juan Carlos Izpisua-Belmonte, del Instituto Salk de La Jolla, en California (EEUU) .EFE/Ramón de la Rocha

Durante su participación en una Conferencia Internacional sobre Células Madre e Inmunidad que se celebra en Santa Cruz de Tenerife, este investigador ha defendido que el actual es un momento “realmente revolucionario” para la medicina regenerativa, a la que ve un potencial “ilimitado, siempre y cuando se tengan todas las consideraciones éticas que como humanos hay que aplicar”.

Antes de hablar de su propuesta, Izpsiúa recuerda que la medicina regenerativa trata de restaurar las células que perdemos por el paso del tiempo y las enfermedades, en una línea que ha dado un vuelco considerable en los últimos años.
Una de las posibilidades para regenerar es poner en cultivo fuera del organismo células madre, que son capaces de vivir en una placa Petri si se les suministra alimento adecuado, explica el científico en un encuentro con periodistas.

El problema reside en cómo educar a esas células madre para que en la placa de laboratorio se conviertan en las células especializadas que perdemos por enfermedad o por el envejecimiento.

Izpisúa subraya que, durante los últimos años, muchos laboratorios han intentado generar esas células y han hecho que se haya llegado a un momento “realmente revolucionario” para comprender de qué manera sería posible cultivar células en una placa Petri.

Sin embargo, añade, la ciencia tiene que reconocer por ahora su incapacidad, porque ignora cómo conseguirlo y solo ha llegado a producir células que no son lo suficientemente maduras para que sean funcionales.

En la jornadas organizadas en Tenerife por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en colaboración con la Fundación Alfonso Martín Escudero, este bioquímico ha señalado que las células que se generan en una placa no son idénticas a las del embrión, por lo que puede resultar que no sean funcionales.

Ante ello, plantea dos alternativas, la primera de las cuales consistiría en aprovecharse de la capacidad endógena de regeneración que tienen algunos animales. Entender cómo lo hacen, podría ayudar a saber por qué el hombre no puede y, en ese proceso de estudio, ya se ha aprendido que los mamíferos se regeneran, apunta Izpisúa.

Descodificar la capacidad regenerativa


Ahora se sabe que desde su nacimiento hasta unas semanas después, los órganos del ser humano tienen capacidad de regenerarse, señala este investigador, quien explica que la regeneración está codificada en el genoma humano y no se ha perdido durante la evolución, si bien se esa capacidad sí que se pierde a medida que el individuo crece.

La alternativa sugiere que, ya como no sabemos cómo educar una célula humana en una placa de Petri para que se especialice, dejar que lo haga un embrión. Y, para ello, Izpisúa propone introducir las células humanas en embriones de cerdo para producir otras células.
Izpisúa insiste en que el actual es un momento “realmente revolucionario” en el que se sabe manipular el genoma humano y se empieza a introducir células en otros animales que permiten crear otras células que se puedan usar en el futuro, un avance técnico y científico tiene cosas buenas y malas.

Este bioquímico confía en que, en pocos años, la generación de células ya sea “in vitro”, induciendo la regeneración endógena, o que un animal lo haga por los humanos.

Está convencido de que se han superado algunos problemas morales en cuanto a conseguir células muy similares a las madre sin usar embriones, pues no cree que pase nada por usar un pelo para trabajar en células madre.

Pero, a su juicio, sí pueden conllevar ciertos problemas éticos cuestiones como crear células y tejidos en otros animales y la capacidad de manipular el genoma humano para determinadas enfermedades, algo que puede ser positivo, pero que también puede tener connotaciones negativas.

Modificar el genoma humano para curar enfermedades que pueden cambiar el curso de la evolución humana puede crear conflictos morales, así que Izpisúa es partidario de que toda la sociedad decida sobre estas cuestiones. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…