Inicio / Ciencia / Japón, China y Corea del Sur acaparan el 84 % de las patentes de macroalgas

Japón, China y Corea del Sur acaparan el 84 % de las patentes de macroalgas

Japón, China y Corea del Sur acaparan el 84 por ciento de las patentes de macroalgas, mientras que Filipinas, Indonesia y Vietnam, a pesar de encontrarse entre los primeros productores del mundo, no han entrado aún en el mercado de las patentes.

Vista general de algas depositadas en una playa.
Vista general de algas depositadas en una playa. EFE/Manuel Lorenzo
Estas son dos de las principales conclusiones de un estudio que publica el último número de la revista Nature Biotechnology y que está firmado por varios autores españoles, entre ellos Carlos M. Duarte.

El trabajo analiza el número de patentes de macroalgas registradas entre 1980 y 2009, ha informado el CSIC en una nota de prensa.

Los investigadores han comparado esta distribución con la capacidad de producción (toneladas producidas por país) y con el esfuerzo científico implicado en el estudio de su cultivo (número de trabajos científicos relacionados con la acuicultura de estas algas).

A pesar de la alta producción que llevan a cabo países en vías de desarrollo de Asia y África, son las naciones que invierten esfuerzo en investigación, como Japón, China y Corea del Sur, las que concentran las patentes.

Países como Estados Unidos y Francia lideran el resto del mercado, a pesar de no ser productores.

“Por el contrario, países como Filipinas o Indonesia, importantes productores pero con una inversión baja en investigación, no tienen patentes registradas”, ha subrayado Inés Mazarrasa, investigadora del CSIC en el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados.

Las algas, tradicionalmente cultivadas para el sector de la alimentación, son recursos marinos accesibles porque crecen en las zonas costeras.

Estos cultivos se incrementan un 7,5 por ciento de media cada año y se han convertido en una parte importante de la acuicultura marina gracias a la diversificación de la demanda de productos basados en macroalgas para bioenergía, cosméticos y biomedicina.

Mazarrasa ha explicado que antes del estudio esperaban que, dada su mayor accesibilidad, el mercado de patentes de macroalgas estuviese más homogéneamente repartido entre países productores.

Para esta experta, la colaboración científica y la inversión es esencial para potenciar una elaboración de productos más sofisticados y un desarrollo sostenible a partir de los propios recursos naturales.

En este sentido, ha advertido de que de no producirse, los países en vías de desarrollo quedarían una vez más fuera de un mercado emergente, a pesar de dominar la producción de la materia prima en pro de otras naciones, que “acabarían sacando un mayor beneficio patentando productos y procesos derivados”. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…