Inicio / Ciencia / La agricultura nació en Oriente Próximo hace 12.000 años

La agricultura nació en Oriente Próximo hace 12.000 años

Un estudio de las universidades de Barcelona y Lleida y del Museo de Arqueología de Cataluña ha descrito por primera vez cómo era la agricultura en Oriente Próximo, cuna de la agricultura en Occidente, hace 12.000 años.

El científico chino Yuan Longping muestra un cultivo experimental de arroz híbrido en un campo propiedad del Centro Nacional de Investigación de Arroz Híbrido en Changsha, en la provincia china de Hunan. EFE/Adrian Bradshaw

Un cultivo de arroz híbrido en Changsha, provincia china de Hunan. EFE/Adrian Bradshaw

Según ha informado la Universidad de Barcelona (UB), los datos aportados por el trabajo permiten entender con más precisión las condiciones de la agricultura en sus orígenes y la evolución de las prácticas agrícolas asociadas al desarrollo de poblaciones humanas en la zona.

El estudio, codirigido por el catedrático de la UB Josep Lluís Araus, el investigador Ramón y Cajal Juan Pedro Ferrier y el catedrático Jordi Voltas, ambos de la institución Agrotecnio de la Universidad de Lleida (UdL), ha reconstruido las características de la agricultura en sus orígenes comparando muestras de semillas y maderas de yacimientos en Oriente Próximo con muestras actuales.
Los resultados permiten conocer, por primera vez mediante evidencias directas, las condiciones de humedad y fertilidad de los cultivos, así como el proceso de domesticación de los cereales por parte de los humanos desde el neolítico (12.000 años atrás ) hasta poco antes de la época prerromana (hace aproximadamente 2.000 años).

La investigación, en la que también han participado los investigadores Ramon Buxó, fitoarqueólogo y director del Museo de Arqueología de Cataluña, y Mónica Aguilera, investigadora de la UdL actualmente en el Museo de Historia Natural de París, se ha publicado en la revista “Nature Communications”.

Los investigadores han aplicado técnicas de fisiología de cultivos para analizar restos arqueobotánicos, entre ellos 367 semillas de cereales -como cebada y trigo-, y 362 restos de maderas obtenidas en 11 yacimientos arqueológicos de la Alta Mesopotamia, que incluye el sureste de la actual Turquía y el norte de Siria.
Los investigadores han analizado semillas de cultivos actuales de trigo y cebada y maderas de especies similares a las arqueológicas crecidas en la región y han comparado el tamaño de los restos de semillas con muestras actuales para determinar cómo se produjo la domesticación de los cultivos.

“Hasta ahora, la metodología que se usaba no reconstruía el tamaño real, sino que medía la anchura y la longitud de semillas carbonizadas”, ha explicado José Luis Araus, profesor del Departamento de Biología Vegetal de la UB.

“Hemos reconstruido el peso de la semilla -ha añadido Araus- y hemos visto que su incremento continuó durante mucho más tiempo del que se pensaba, posiblemente durante varios milenios”.

“La composición isotópica del carbono nos ha permitido evaluar la humedad disponible para los cultivos, que alcanzó un máximo hace aproximadamente 9.000 años y un descenso progresivo hasta los inicios de nuestra era”, ha señalado Araus.
En cualquier caso, los investigadores no han encontrado evidencias conclusivas sobre un posible uso del riego como práctica habitual de cultivo.

“Con esta información y con el tamaño de la semilla podemos evaluar la productividad máxima de los cultivos de aquella época”, ha dicho Araus.

Según Juan Pedro Ferrier, “aunque eran cultivos de secano, podemos decir que había una gran disponibilidad de nitrógeno en comparación con la actualidad: indudablemente, se cultivaba en terrenos mucho más fértiles que los actuales”. EFEFUTURO
(Sin votaciones)
Cargando…