Inicio / Ciencia / La ESA, convencida de que seguirá siendo líder en observación de la Tierra

La ESA, convencida de que seguirá siendo líder en observación de la Tierra

La Agencia Espacial Europea (ESA) está convencida de poder mantener el nivel científico y tecnológico de su programa de observación de la Tierra, “el mejor del mundo”, dice, para escudriñar el planeta desde el espacio, lo que seguirá demostrando -asegura- con próximas misiones, entre ellas “Swarm”.

Esta es una de las ideas que ha defendido su director general, Jean-Jacques Dordain, en un encuentro con periodistas acreditados en el simposio Living Planet, el mayor evento de la ESA sobre satélites, medioambiente y clima, que ha arrancado hoy en Edimburgo.

Para Dordain, el programa de observación de la Tierra es “sin duda” el mejor por tres motivos: porque está dirigido por buenos científicos, impulsa la tecnología y porque tiene en cuenta la cooperación internacional, con países como por ejemplo Japón.

Si bien reconoce que siempre es bueno disponer de más recursos, ha asegurado que con este nivel científico y tecnológico y con el presupuesto actual -unos 900 millones de euros para 2013-, la ESA tiene la posibilidad otra vez de tener “el mejor” programa científico de observación espacial del planeta.
Este programa cuenta ahora mismo con tres satélites en órbita: CryoSat, GOCE y SMOS, que, según los expertos, han funcionado perfectamente y por encima de las expectativas iniciales.

De ellos se hablará estos días en Edimburgo -el simposio dura hasta el 13- y se ha hablado hoy en su apertura.

Alain O’Neill, investigador de la Universidad de Reading (Reino Unido), ha explicado que CryoSat, lanzado en 2010, continúa con las mediciones del espesor y la extensión de las banquisas marinas y de las capas de hielo, gracias a las cuales se ha podido conocer que el volumen de hielo en el Ártico ha disminuido un 36 % en la temporada de otoño y un 9 % en la época de invierno entre 2003 y 2012.

Las previsiones de la ESA respecto a este satélite es prolongar su misión hasta 2017.



SMOS, lanzado en 2009, estudia la humedad de los suelos y la salinidad de los océanos, información importante para que los científicos comprendan mejor la circulación de los océanos y el ciclo del agua, lo que servirá para entender mejor cómo afecta el cambio climático y para mejorar modelos climáticos y meteorológicos.

Una de las constataciones de SMOS es que la salinidad de la superficie oceánica se ve afectada por el paso de un huracán.

Este satélite también está previsto continué hasta 2017, ha confirmado O’Neill.

Por su parte, GOCE, cuya misión termina este año, ya ha recogido todos los datos necesarios para confeccionar un mapa gravitatorio terrestre con un nivel de detalle sin precedente, según la ESA.

GOCE es un ejemplo, según O’Neill, de que estos satélites han hecho mediciones no esperadas: este satélite detectó las ondas acústicas provocadas por el terremoto de Japón en marzo de 2011.
El próximo objetivo de la ESA es Swarm (tres satélites), que se lanzará a finales de este año para estudiar el campo magnético.

Otro de los retos es Copérnico, el programa de la ESA y la Comisión Europea (CE) para la monitorización global del medioambiente y la seguridad, para el que está prevista una inversión de más de 5.000 millones de euros en los próximos siete años.

El pasado mayo la CE anunció la puesta en marcha de este proyecto, cuyo primer satélite se lanzará en 2014.

La Comisión destinará unos 3.800 millones a este programa para el período 2014-2020.

Su objetivo es recoger datos e informar sobre el medio ambiente y los fenómenos naturales, a la vez que lograr una mejor gestión de las catástrofes naturales y de los recursos de la Tierra.

La previsión es que Copérnico, del que se hablará estos días, pueda crear hasta 50.000 puestos de trabajo de aquí a 2030. EFEfuturo
(Sin votaciones)
Cargando…