Inicio / Ciencia / El lince boreal ocupó la cornisa cantábrica hasta hace 400 años

El lince boreal ocupó la cornisa cantábrica hasta hace 400 años

El lince euroasiático o lince boreal ocupó hasta época reciente la cornisa cantábrica y no se quedó relegado al sur de los Pirineos como se creía hasta ahora, según han concluido investigadores del Centro Mixto Universidad Complutense de Madrid-Instituto de Salud Carlos III y de la Universidad de Oviedo.

Lince euroasiático o boreal

Dos cráneos de lince euroasiático hallados en la Sima de Serpenteko (Navarra). Autora: María Cruz Ortega

Este hallazgo, publicado en la revista ‘Journal of Zoology’, se basa en el estudio del ADN antiguo de restos fósiles de linces asturianos, cántabros, vascos y navarros con edades comprendidas entre los 11.000 y los 400 años de antigüedad.

Un hallazgo histórico


La conocida presencia desde hace decenas de miles de años del lince ibérico en la mayor parte de la península llevó a atribuir a este mamífero todas las referencias al ‘katamotz’ en el País Vasco y a los ‘lobos cervales’ en el resto de la cornisa cantábrica y Galicia, informa el Museo de la Evolución Humana en una nota de prensa.

Sin embargo, un grupo de zoólogos y paleontólogos españoles han podido demostrar, en base a documentos históricos y restos paleontológicos, que el lince boreal, favorecido por la expansión de los bosques eurosiberianos, habitó la cornisa cantábrica.



Por un lado, los científicos determinaron la antigüedad de los restos recopilados en la zona desde el año 2012 mediante dataciones directas por C14, que les situó entre el Holoceno (hace 11.000 años) y hace cuatro siglos, y por otro, el análisis del ADN permitió identificar la especie euroasiática.


El estudio ha estado coordinado por los investigadores Cristina Valdiosera y Ricardo Rodríguez Varela, pertenecientes al Centro Mixto UCM-ISCIII que dirige Juan Luis Arsuaga, director científico del Museo de la Evolución Humana.

La expansión de la especie


Ricardo Rodríguez Varela ha explicado a Efe que hasta ahora se creía que el primo mayor -pesa casi el doble- del lince ibérico nunca llegó a habitar más al sur de los Pirineos, pese a registros antiguos de cazadores que mencionaban a un lince muy grande y de características similares a las del boreal en la cornisa cantábrica.

Sin embargo, “no existía prueba física alguna que confirmase esos datos”, ha añadido el investigador, quien ha recordado que tan sólo se había podido constatar hasta ahora con criterios científicos la presencia del animal en el sur de los Pirineos.



Rodríguez Varela ha descartado que la especie se extendiera más al sur de la península Ibérica, donde “con toda probabilidad se impuso el lince ibérico obligado a retraerse a esas zonas cuando la expansión de los bosques eurosiberianos introdujo al boreal”.

 
(Sin votaciones)
Cargando…