Inicio / Ciencia / Los colores de un planeta permiten conocer su estado evolutivo

Los colores de un planeta permiten conocer su estado evolutivo

La combinación de colores que se observen en un planeta extrasolar permitirá conocer su estado evolutivo, si tiene continentes y si éstos están poblados por plantas multicelulares como las actuales, por líquenes o por bacterias púrpura, ha dicho a Efe el astrónomo Enric Pallé, del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

Enric Pallé explicó que esa es la conclusión a la que se ha llegado en la tesis que ha dirigido a Esther Sanromá, cuyo trabajo se ha centrado en simular cómo se vería la Tierra desde el espacio hace 3.800 millones de años.

Según este investigador, parece claro que si un extraterrestre hubiera observado la Tierra hace 3.000 millones de años hubiese visto un planeta azul, pero también rosa, una combinación de los colores del cielo y de las bacterias púrpura.

Recordó Enric Pallé que cuando se encuentre un planeta similar a la Tierra su edad no será necesariamente la misma, ya que su estadio evolutivo puede ser muy distinto al terrestre.
Para este estudio se ha hecho una simulación de cómo se veía la Tierra primitiva, hace 3.800 millones de años, en el periodo en el que aparecieron las primeras formas de vida, y también los 2.000 millones de años en los que había vida unicelular pero no organismos complejos.

En aquel periodo la composición de la atmósfera era muy diferente a la actual, ya que no tenía oxígeno y estaba compuesta sobre todo por vapor de agua, nitrógeno y dióxido de carbono, y el Sol brillaba entre un quince y un veinte por ciento menos que ahora.

Lo que se estudió para la simulación es el aspecto de la Tierra habitada por bacterias púrpura, que no producen oxígeno y fueron las formas dominantes, mientras en la actualidad sólo están en ciertos hábitats.

Investigando con bacterias


Los astrónomos han hecho este trabajo con bacterias púrpura debido a que su capacidad de adaptación es tal que han sobrevivido hasta la actualidad, y eso les ha hecho pensar que formas de vida parecidas podrían estar presentes en planetas similares a La Tierra.

Para saber la huella de color que dejarían esas bacterias en el espectro de la luz los astrónomos del IAC realizaron un cultivo en colaboración con el departamento de Microbiología de la Universidad de La Laguna.

Los investigadores caracterizaron el espectro de luz y los datos los colocaron en los modelos de cómo se ve la Tierra desde el espacio, para a continuación hacer un modelo del planeta primitivo y simular varios escenarios.

A continuación intentaron ver en qué casos las bacterias púrpura producían una señal detectable desde el espacio y comprobaron que lo eran en la mayoría.

La conclusión básicamente es que el día de mañana si somos capaces de obtener la suficiente precisión a la hora de medir los colores de un planeta, de igual tamaño y a igual distancia de su estrella como la Tierra del Sol, seremos capaces de decir cuál es su estado evolutivo. EFEFuturo
(Sin votaciones)
Cargando…