Inicio / Ciencia / Los pacientes con intestino irritable tienen las defensas más activadas

Los pacientes con intestino irritable tienen las defensas más activadas

Un equipo de investigadores del Vall d’Hebron Institut de Recerca (VHIR) ha descubierto que los pacientes con síndrome de intestino irritable (SII) y diarrea tienen más actividad inmunitaria en su intestino delgado que las personas sin esta enfermedad.

Imagen de archivo de un laboratorio. EPA/ANGELIKA WARMUTH

Los resultados del estudio, dirigido por los doctores Javier Santos y María Vicario, han sido publicados en la revista ‘Gut’ y destacados en ‘Nature Reviews, Gastroenterology and Hepatology’.

“Sorprendentemente, hemos detectado que los pacientes con esta enfermedad tienen más células productoras de anticuerpos en su yeyuno que las personas sanas”, ha explicado la doctora Vicario.

Según la investigación, la mayoría de estos anticuerpos son inmunoglobulinas del tipo lgG, que son más eficaces que otros tipos de anticuerpos, y se producen cuando algún antígeno estimula las células productoras.
Para detectar la presencia de los anticuerpos en el intestino, los investigadores realizaron un análisis de expresión de genes que reveló alteraciones a nivel molecular y celular que no se habían descrito antes y que están asociadas a la gravedad de la sintomatología.

“Hemos descubierto que cuanto más activadas tienen los pacientes las defensas de su intestino, más síntomas sufren”, ha dicho Vicario.

Los principales síntomas del SII son dolor o incomodidad en la parte inferior del abdomen y modificaciones en la forma o en la frecuencia de las deposiciones.

En la actualidad, el diagnóstico del SII se establece únicamente por criterios clínicos y tras la exclusión de otras enfermedades.

No existen biomarcadores fiables y por ello, el doctor Santos ha resaltado que “los resultados de este estudio abren la puerta al diseño de una prueba que permita diagnosticar la enfermedad, mediante la detección de la actividad inmunitaria en el intestino de los pacientes”.

La elevada actividad inmunitaria sólo se detecta en el yeyuno de los pacientes, y no en su sangre, por lo que se trata de un fenómeno local que explica por qué los análisis rutinarios de los pacientes suelen salir absolutamente normales.

Según los médicos, el hallazgo sugiere que hay implicados una serie de microorganismos o alimentos, que todavía no están identificados, que son los responsables de que se generen estos anticuerpos.
La reacción inmunitaria crónica está asociada a la gravedad de los síntomas, aunque aún se desconoce si el aumento de las defensas es la causa o la consecuencia de la enfermedad.

En el año 2012, el equipo del VHIR identificó por primera vez alteraciones estructurales en el epitelio intestinal asociadas a la gravedad de la sintomatología.

Ahora investiga cuáles son los antígenos que inducen a la activación de las defensas de estos pacientes, con el objetivo de minimizar los efectos de la enfermedad.

El síndrome del intestino irritable


El SII es una enfermedad crónica, debilitante y multifactorial que afecta a cerca del 15 % de la población en los países desarrollados.

Su origen todavía es incierto y la ausencia de terapias satisfactorias disminuye considerablemente la calidad de vida de los pacientes.
Sin embargo, “la investigación no avanza tan lentamente como la gente piensa; si hace 5 años no teníamos ninguna solución terapéutica contra el intestino irritable, ahora ya disponemos de varias, y tenemos más actividad investigadora que promoverá en un futuro la aparición de nuevos tratamientos”, ha animado Santos.

En este estudio también han participado el Institute of Human Genetics de Alemania y la Universidad de Linköping de Suecia, y se ha financiado con el Fondo de Investigación Sanitaria del Instituto de Salud Carlos III. EFE
(Sin votaciones)
Cargando…