Inicio / Ciencia / Los padres del bosón de Higgs y el CERN, Premio Príncipe de Asturias de Investigación

Los padres del bosón de Higgs y el CERN, Premio Príncipe de Asturias de Investigación

Los físicos Peter Higgs y François Englert, que formularon en 1964 la existencia del bosón de Higgs, y el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN), que la confirmó en julio del pasado año, han obtenido el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2013.

Imagen de un centro de ordenadores. EFE/Martial Trezzini.

“El descubrimiento del bosón de Higgs constituye un ejemplo emblemático de cómo Europa ha liderado un esfuerzo colectivo para resolver uno de los enigmas más profundos de la física”, ha señalado el jurado en su fallo, dado a conocer este mediodía en Oviedo.

Cuando el físico teórico británico Peter Higgs y el belga François Englert hablaron por primera vez, y por separado, de la existencia del que terminó popularizándose como “bosón de Higgs”, el primero tenía tan solo 35 años y el segundo 32.

Tuvieron que pasar casi 50 años, hasta julio de 2012, para que estos dos pioneros -además del ya fallecido Robert Brout- vieran confirmada por el CERN su teoría.
La gran importancia de la partícula de Higgs es que a ella se atribuye la propiedad de atraer y mantener juntas al resto de partículas elementales que constituyen la materia visible del Universo.

El bosón de Higgs era la pieza que faltaba para completar el “modelo estándar” de la física elemental, que explica el comportamiento de las partículas subatómicas y, en definitiva, de qué está hecho el universo, la naturaleza y todas las cosas que nos rodean.

La confirmación de su existencia mediante el gran colisionador de hadrones (LHC) y otros dos grandes detectores, el ATLAS y el CMS, ha sido considerada por los expertos como el mayor descubrimiento en la historia de la comprensión de la naturaleza, porque permite asomarse a la observación de lo que ocurrió inmediatamente después del Big Bang.

El esfuerzo juntó a físicos e ingenieros de todo el mundo, miles de personas que trabajaron durante veinte años para preparar un experimento que aún no ha concluido, ya que el CERN no ha confirmado aún oficialmente que esta partícula sea el “bosón”, dado que quedan verificaciones por realizar y por clarificar si existe más de uno.
“El esfuerzo no está completo, aún quedan años de trabajo, pero este primer paso, el descubrimiento, marca el fin de una era y el comienzo de otra”, ha señalado Patricia Conde, física española que trabaja en el experimento ATLAS desde hace diez años.

El director general del CERN, Rolf Heuer, se ha declarado también “muy honrado” de recibir una distinción -dotada con 50.000 euros- con la que se reconoce que “la ciencia se crea a través de la colaboración entre la teoría y la práctica experimental”.

Englert, nada más hacerse público el fallo, ha querido “rendir homenaje” a su “colega y amigo de toda la vida” Robert Brout, fallecido en 2011, con quien elaboró la teoría del bosón de Higgs.

“Estoy encantado y me siento honrado por haber sido galardonado con el prestigioso Premio Príncipe de Asturias”, ha afirmado este físico y catedrático vinculado con el Instituto de Estudios Cuánticos de la Universidad Chapman de California.

El físico Pedro Miguel Echenique, presidente del jurado que ha concedido este galardón, también ha asegurado que este premio reconoce un esfuerzo colectivo mundial liderado por Europa, pero que trasciende, razas, culturas y generaciones.

Los Príncipes de Asturias han felicitado a los galardonados en sendos telegramas en los que ensalzan la extraordinaria importancia del conjunto de sus investigaciones teóricas y experimentales “que, en un ejemplo único de trabajo y esfuerzo compartidos, han permitido uno de los mayores descubrimientos científicos de la humanidad”.

El pasado año ganaron este premio el biólogo británico Greg Winter y el patólogo estadounidense Richard Lerner, dos científicos que llevan décadas investigando sobre anticuerpos.

En los últimos años también han sido distinguidos con este premio los neurólogos Joseph Altman, Arturo Álvarez-Buylla y Giacomo Rizzolatti (2011); los neurobiólogos David Julius, Linda Watkins y Baruch Minke (2010), o Martin Cooper y Raymond Samuel Tomlinson, considerados los padres del teléfono móvil y el correo electrónico, respectivamente (2009).

Este galardón es el cuarto de los ocho premios que convoca anualmente la Fundación Príncipe de Asturias en fallarse tras los de Artes, Ciencias Sociales y Comunicación y Humanidades, concedidos al cineasta austríaco Michael Haneke, la socióloga holandesa Saskia Sassen y la fotógrafa estadounidense Annie Leibovitz, respectivamente. EFEfuturo

 
(Sin votaciones)
Cargando…